Polonnaruwa

Polonnaruwa

viernes, 30 de abril de 2021

Calles y gente


Así se ve Fortaleza desde el Puente de los Ingleses. Fue un proyecto para construir un viaducto para un puerto, allá por los años veinte del siglo pasado, pero las obras se pararon y, con el tiempo, el lugar quedó como mirador. En Fortaleza también visitamos el memorial de Castelo Branco (presidente de Brasil entre 1961 y 1964), la Catedral de San José (terminada en 1978) y el Mercado Central. Compramos piezas de cerámica en el Centro do Artesanato do Ceará y paseamos por la Plaza Ferreira, lugar favorito de los habitantes de la ciudad y escenario de manifestaciones políticas y sociales.

En Tia Nair, con vistas a la playa de Iracema, disfrutamos de una mariscada y guayaba en caldo en los postres. En el paseo marítimo Beira Mar compramos anacardos. En el año 1649 los holandeses construyeron un fuerte en estas costas, desde donde combatieron a los indios tabajara y también a los portugueses por controlar la zona. Cuando éstos vencieron, la ciudad empezó a lograr su esplendor sobre todo a raíz de exportar algodón al Reino Unido. Ahora es una ciudad abierta a la cultura, al arte y al disfrute de la gente. 2008 fue un año en el que disfrutábamos de la gente y de las calles, donde recorrer Brasil fue una fiesta.

...Sí, mi corazón es muy pequeño.                                                                                                                Solo ahora veo que en él caben los hombres.                                                                                                Los hombres están aquí fuera, están en la calle.                                                                                        La calle es enorme. Más grande, mucho más grande                                                                                    de lo que yo esperaba...

Sentimiento del mundo, Carlos Drummond de Andrade, 1940.

No hay comentarios:

Publicar un comentario