Un rincón de Barcelona

Un rincón de Barcelona

jueves, 15 de septiembre de 2016

Centro de Portugal


El centro de Portugal lo componen las provincias de Guarda, Viseu, Aveiro, Coimbra, Leiria, Santarem y Castelo Branco. Pues para allá que nos fuimos, a visitar iglesias y a beber vino. Un viaje de carretera y manta en el que estaban incluídos cuatro puntos que son Patrimonio de la Humanidad: el casco histórico de Coimbra, el monasterio de Batalha, el monasterio de Alcobaça y el convento de Tomar. Un viaje cultural de edificios barrocos y museos contemporáneos, de platos maravillosos de bacalao y ternera, de pastelerías de sentarte una hora con un café y un dulce. Barrios judíos, castillos templarios, santuarios de azulejos, ciudades romanas, bosques de pinos y robles, playas enormes, salinas al lado de las rías y edificios de arquitectura modernista. Vino del Dao, de Beira Interior, de Bairrada y de Ribatejo. Y también huevos moles. Nos enteremos de la vida y obra de la Reina Santa Isabel de Portugal, de la historia de amor de Don Pedro e Inés de Castro, disfrutamos de los cuadros de Grao Vasco y de Cargaleiro.

En la foto, Coimbra vista desde el puente de Santa Clara, con el río Mondego en primer plano (y la bandera nacional un poco recogida por efecto del viento).

miércoles, 24 de agosto de 2016

Hinojosa de la Sierra


Lo que queda del antiguo castillo de Hinojosa de la Sierra (Soria) puede contemplarse todavía en pie entre el caserío de esta localidad perteneciente al ayuntamiento de El Royo. En el s.XV esta villa fue donada por doña María de Aragón, esposa de Juan II de Castilla al aposentador real Rodrigo de Vera que, con la dote de su esposa María de Contreras, se construyó esta fortaleza. El matrimonio no tuvo descendencia y el lugar fue a parar a una sobrina de doña María, Elvira Gotor, Señora de Hinojosa, que se casó en segundas nupcias con don Diego Hurtado de Mendoza, Señor de Villasayas (también viudo). Los hijos de esta pareja (hermanastros) se casaron entre sí y así el castillo pasó en el s.XVI a la familia Hurtado de Mendoza, que terminó construyéndose un palacio muy cerca utilizando piedras del castillo. Castillo y palacio son la imagen histórica que se contempla a lo lejos. La iglesia de la Asunción (al lado del castillo) tiene una interesante decoración románica (ajedrezado) en la portada de entrada y en otra lateral tapiada.

Frente a Hinojosa se encuentra la llamada Laguna de la Serna, que actúa como sobrante de agua del río Duero  (con un aerogenerador de bombeo) y que es una interesante estación de paso de aves migratorias (garzas, cigüeñas). Con la construcción cercana del pantano de La Cuerda del Pozo, esta zona sirve como escape del agua para evitar desbordamientos.

lunes, 22 de agosto de 2016

El Royo


Situado en una zona llana por la que discurren cerca los ríos Duero y Razón y, a cierta distancia, estribaciones montañosas que conforman la llamada Vega Cintora, la población de El Royo (Soria) es el inicio de la zona de Pinares y, también, de El Valle. Sus casas de indianos, fruto de la inmigración a América de sus vecinos en el s.XX y su posterior regreso con cierta fortuna, le confiere ese aire de pueblo fino y ambiente elegante (un poco más de 300 habitantes). La iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Esperanza cuenta con un retablo barroco de Francisco del Río y muchos nidos de cigüeña en sus tejados. A lo lejos, en el monte, tienen la ermita de la Virgen del Castillo, desde donde hay unas vistas de la zona espectaculares.

El Royo tiene en su entrada una cruz de piedra, típica de los cruces de caminos, que nos recuerda los rollos medievales justicieros. Pero no es de aquí de donde viene el nombre del pueblo, sino que deriva de la palabra royo, aragonesismo de rojo. Tienen un frontón para jugar a la pelota frente a la iglesia y unos torreznos riquísimos en el bar El Berrocal, en la calle Cantarranas. Setas y caza conforman la nota de la gastronomía de El Royo.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Aquae Flaviae


Encrucijada de vías romanas, la ciudad de Aquae Flaviae se hallaba a mitad de camino entre Bracara Augusta (Braga) y Asturica Augusta (Astorga). Abierto en el año 1929, el Museo de la Región Flaviense se encuentra en lo que hoy es Chaves (Portugal) y ofrece un recorrido por la historia mostrando las piezas arqueológicas encontradas en la zona. Estamos en la via XVII, la que conectaba Braga y Astorga y un hermoso puente cruzaba el río Támega, justo donde se desarrolló un núcleo urbano que Vespasiano elevó a la categoría de municipio. Las aguas termales de la zona pronto tuvieron fama y promocionaron la ciudad. Las excavaciones han descubierto calles y edificios romanos.

En el puente romano (llamado de Trajano) hay dos columnas cilíndricas con inscripciones. Una de ellas es la réplica del conocido como Padrao dos Povos, una columna descubierta en 1980 al lado del río (foto). Colocada ahora en el Museo, aquí se cita a un montón de gente: los emperadores Vespasiano y Tito (su hijo) entre otros. Parece ser que data del año 79 d.C. El Museo está situado en el centro de Chaves, en el Palacio de los Duques de Braganza, desde 1978. Puntas de lanza, objetos de adorno, piezas de oro, vasijas y estelas funerarias pueden admirarse en la exposición.


martes, 16 de agosto de 2016

Alegremente desfilando


En la noche de San Juan, en Vila Nova de Gaia (Portugal), que es la población que se encuentra enfrente de Oporto, nada más pasar el puente de Dom Luis, los pueblos de la zona desfilan alegremente luciendo sus mejores galas mientras los símbolos festivos y patrióticos les acompañan con todo el orgullo. A la sombra de las bodegas del vino de oporto (Sandeman, Croft, Calem, Ferreira, Ramos Pinto) las distintas agrupaciones bailan cada una al son de su charanga, mientras el público les vitorea y viven su fiesta de un curioso modo: o bien acercan flores de un ajo de rabo largo a la nariz del que pasa enfrente o bien les dan en la cabeza un ligero golpe con un martillo de plástico (martelinhos). La cena de esa noche consiste en caldo verde y sardinas asadas acompañadas de pimientos. Las plantas de albahaca en un tiesto rojo (manjericos) adornan las puertas de los comercios y los espacios públicos como símbolo de buena suerte. Se lanzan globos de papel (baloes) con una llama en su interior que vuelan hacia el cielo y hay un hermoso festival de fuegos artificiales que se puede contemplar desde cualquiera de los dos lados del río Duero.

El mes de Junio se celebran aquí tres fiestas seguidas: San Antonio, San Juan y San Pedro (los santos populares).


lunes, 15 de agosto de 2016

Fuente del Ídolo


Paseando por las calles de Braga (Portugal) encontramos muchas sorpresas. La antigua ciudad romana Bracara Augusta, todavía late en el corazón subterráneo de la actual ciudad moderna. En la Rua Raio, muy cerca de la espectacular Casa do Raio o del Mexicano (de estilo rococó con fachada cubierta enteramente de azulejos), la puerta de lo que parece un pequeño museo nos adentró ni más ni menos que a principios del s.I y, concretamente, a un santuario rupestre o lugar de culto con dibujos y mensajes en piedra. En una roca granítica de metro y medio de altura hay una figura en alto relieve que representa a un personaje togado que sostiene en la mano un objeto (parece un cuerno de la abundancia). Hay una inscripición que se ha traducido como "Célico Fronto, procedente de la ciudad de Arcóbriga y perteneneciente al grupo étnico de los Ambimógidos, modeló lo que aquí se ve". Al lado hay esculpido un templete con un busto en su interior. También puede leerse el nombre de la divinidad a la que está dedicado el monumento: Tongoenabiago (el dios prerromano del agua).

Diferentes autores plantean diferentes interpretaciones: no está claro qué imagen correponde al dedicante y cuál es la que se identifica con el dios dedicado. Incluso las dos imágenes pueden ser de dioses y el nombre del que lo mandó construir solo aparezca en la inscripción. Parece ser que se trata de un ejemplo de obra pública para usufruto de la comunidad, en un claro ejemplo de altruísmo.


domingo, 14 de agosto de 2016

Mercado de Bolhao


Muy cerca de la emblemática Avenida de los Aliados (con sus estupendos hoteles y cafés), se encuentra uno de los lugares más encantadores de Oporto (Portugal). Se trata del famoso Mercado de Bolhao, con sus puestos de flores, artesanía, frutas, verduras, pescados, chorizos, panes, plantas, hierbas y conservas. También hay restaurantes donde sirven comidas. Son dos plantas en torno a un gran patio central.

En el s.XIX había aquí un gran solar que continuamente se llenaba de agua, formándose un barrizal. El lugar se conocía como "bolha de agua", de donde deriva el nombre actual. Es en el año 1914 cuando se decide construir un mercado moderno para abastecer las necesidades de la población de esa parte de la ciudad. Se encarga de ello el arquitecto Casimiro Barbosa y realiza un edificio con formas neoclásicas en hormigón armado, utilizando bases metálicas y formando estructuras con granito y madera. Tiene algo de decadente y nostálgico del comercio de otros tiempos, lo que hace de este paseo por el mercado una experiencia sensorial muy estimulante.