Angkor Wat

Angkor Wat

martes, 22 de mayo de 2018

Cosquillas en las mejillas


"Mientras me voy quedando dormida, pienso en papá. Sé que su espíritu puede viajar sobre la tierra para estar conmigo, pero estoy preocupada porque no sé si podrá cruzar el mar para llegar a América. Después sueño que papá está sentado a mi lado y que me acaricia con los dedos las mejillas y la cara. El suave roce me hace cosquillas y me provoca una sonrisa.
-Papá, te echo de menos -le susurro.
Papá me sonríe y le salen arrugas junto a la boca y a los ojos en su cara redonda.
-Papá, me marcho mañana a América. El hermano mayor ha dicho que América está muy lejos de Camboya, muy lejos de ti...
Las palabras quedan colgadas en el aire. Tengo tanto miedo a su respuesta que ni siquiera en el sueño soy capaz de expresar a papá mi temor.
-No te preocupes. Vayas donde vayas te encontraré -me dice, mientras me retira suavemente mechones de pelo de la cara con los dedos. A la mañana siguiente, cuando abro los ojos, ha dejado de llover y el sol se asoma entre las nubes. La brisa suave me agita el pelo, que me hace cosquillas en las mejillas."

(Se lo llevaron. Recuerdos de una niña de Camboya, Loung Ung, 2000)

jueves, 17 de mayo de 2018

Mandan a mamá a pescar


"La vida es dura sin papá. La gente de la aldea desprecia a mamá porque no se le da bien el trabajo del campo. Mamá no habla con nadie, pues es demasiado peligroso tener amigos. Los aldeanos la desprecian también por su piel blanca y suelen hacer comentarios groseros sobre "los blancos perezosos". Veo con sorpresa que mamá se convierte en una buena trabajadora y que sobrevive sin papá. Los días en que mandan a mamá a pescar camarones en los estanques de los alrededores, con otras quince mujeres de la aldea, yo voy con ella y dejamos a Chou a cargo de Geak. Entre las tareas que tengo que hacer dentro del grupo se cuentan traer agua para las pescadoras de camarones, ayudarles a desenredar las redes y separar los camarones de la hierba. Aunque tenemos hambre, no se nos permite comer los camarones que pescamos, porque son de la aldea y deben compartirse con todos."

(Se lo llevaron. Recuerdos de una niña de Camboya, Loung Ung, 2000)

viernes, 11 de mayo de 2018

Los dioses me respondieron


"Papá me llevó a una parte del templo donde los árboles eran tan altos que parecía que llegaban al cielo. Sus troncos retorcidos, sus raíces y sus ramas sarmentosas se enroscaban en las ruinas como boas constrictores gigantes que estuvieran aplastando las piedras derribadas y tragándoselas. Papá me levantó por encima de los escalones inseguros hasta la boca oscura de la cueva del templo.
-Aquí es donde viven los dioses -me dijo en voz baja-, y si les llamas en voz alta, responderán.
Nerviosa, me mojé los labios y grité:
-Chump leap sursdei, dthai pda! ("¡Hola, dioses!").
Y me abracé a la pierna de papá cuando los dioses me respondieron:
-Dthai pda! Dthai pda! Dthai pda!"

(Se lo llevaron. Recuerdos de una niña de Camboya, Loung Ung, 2000)

martes, 8 de mayo de 2018

Los amplios bulevares cantan



"A las seis de la mañana, las gentes de Phnom Penh ya se afanan y se chocan entre sí en los callejones estrechos y polvorientos. Los camareros y camareras, vestidos con uniformes blancos y negros, abren las puertas de sus casas de comidas, donde el aroma de la sopa de tallarines recibe a los clientes que esperan el momento de entrar. Los vendedores ambulantes empujan por las aceras carretones en los que llevan montones de budines de carne hervidos, de pinchos teriyaki de carne ahumada y de cacahuetes tostados, y empiezan a instalarse para comenzar un nuevo día de ventas. Los niños, con camisetas y pantalones cortos de vivos colores, dan patadas con los pies descalzos a balones de fútbol por las aceras, sin hacer caso de las quejas ni de los gritos de los propietarios de puestos de comida. Los amplios bulevares cantan con el rumor de los motores de las motocicletas, de las bicicletas que rechinan y de los pequeños automóviles de los más pudientes."

(Se lo llevaron. Recuerdos de una niña de Camboya, Loung Ung, 2000)

viernes, 27 de abril de 2018

Ocaña


Ocaña (Toledo) es un pueblo conjunto histórico-artístico. Su plaza mayor es una de las más bonitas de España. Fue mandada construir por Carlos III en 1777 (aunque verdaderamente no se terminó hasta 1961). Es de estilo barroco y tiene 18 arcos en los lados mayores y 17 en los menores. Tiene soportales y las fachadas de las casas son de ladrillo y con balcones. Entre los monumentos más característicos están la iglesia de San Juan (tres naves, antigua sinagoga judía), el Palacio de Cárdenas (portada estilo gótico-isabelino, con patio interior rectangular) y la Fuente Nueva (obra civil construída en tiempos de Felipe II, con estanques para abrevaderos y lavaderos).

Casa Carmelo es un restaurante ubicado en una casa solariega del s.XVI. Su interior es la típica corrala manchega y tiene bodegas subterráneas. Pedimos un menú de 32 euros. Nos pusieron de cortesía ajoarriero y dos entrantes para compartir: duelos y quebrantos (revuelto de huevo, chorizo y jamón) y gambas. En los segundos nos decantamos por cochinillo asado y merluza en salsa (espectaculares). De postre, torrija y flan de queso. Lo acompañamos todo con copas de vino tempranillo Finca Los Azares (Villarrobledo, Albacete). Como quiera que fuimos sin reserva pero pronto, nos atendieron maravillosamente, al irnos estaba a tope. En 1469 Ocaña fue sede de las Cortes de Castilla y se ratificó a Isabel la Católica como heredera del trono.

lunes, 23 de abril de 2018

Sonseca


Sonseca (Toledo) es la población con más habitantes de la comarca de los Montes de Toledo (pasa de 11.000). Es un importante centro comercial y, entre otras cosas, destaca por la fabricación de mazapanes. Nosotros visitamos la Pastelería Alguacil (desde 1907, ya por la cuarta generación) y compramos mazapanes y también marquesitas, la especialidad de la casa. De Sonseca nos gustó mucho la iglesia de San Juan Evangelista (s.XVI, con remodelaciones, tiene un retablo renacentista con esculturas de Pedro Martínez de Castañeda y pinturas de  Luis de Velasco, además de otro retablo restaurado procedente de Casalgordo) y la ermita de la Vera Cruz (edificio mudéjar del s.XVI).

La industria del mueble y la textil genera recursos y da empleo a los habitantes de Sonseca. La ermita de los Remedios (foto) fue levantada sobre la antigua de San Benito en el s.XVIII ya con influencias barrocas. La cubierta de la capilla mayor tiene chapitel de pizarra. Hay tres puertas de acceso, la que vemos en la foto tiene cubierta con portal de madera y columnas sobre basas cuadradas. Una reja de hierro separa la nave de la capilla mayor, donde está la imagen de la Virgen de los Remedios, la patrona de Sonseca, a la que solo se le ve la cara (morena) y las manos, toda ella envuelta en un exquisito manto.

sábado, 21 de abril de 2018

Argés


Argés (Toledo) se encuentra a 9 kilómetros de la capital y tiene unos 6.200 habitantes. En el s.XIII era un caserío de Toledo, con casas de labranza, y hoy día tiene barrios con viviendas de pisos. Destaca en el municipio la iglesia de San Eugenio Mártir, de estilo neoclásico, mandada construir en 1656 por el párroco del lugar. Tiene planta de cruz latina y tres naves separadas por arcos de medio punto sobre pilares. Su torre (foto) destaca por su decoración en ladrillo. En una dehesa, a las afueras, se encuentra la Torre Cervatos, cuyo primer propietario fue Munio Alfonso, caballero que acompañó a Alfonso VI en la conquista de Toledo (1085). Aquí se construyó una torre medieval militar cristiana en el s.XIV, como lugar estratégico que era.

Dos lugares estupendos para saciar el apetito en Argés son, precisamente, la Cervecería Torre Cervatos, donde preparan unas exquisitas hamburguesas de ternera y, para el desayuno, la Churrería Carmen, uno de los lugares emblemáticos del pueblo. Muy cerca de Argés se encuentra el embalse de Guajaraz, en el arroyo del mismo nombre, un lugar perfecto para la pesca.