Soria en el corazón

Soria en el corazón

jueves, 28 de abril de 2016

Santa Cristina de Osma


Mártir italiana (de Roma) del s.III cuyo cuerpo incorrupto llegó a Osma en 1789 y, desde entonces, se venera en la iglesia de Santa Cristina en la parte antigua de El Burgo de Osma. Hay documentos que certifican la autenticidad de la reliquia. Desde el año 1500 existía en Osma, curiosamente, devoción por Santa Cristina, pero se trataba de otra santa: Santa Cristina de Bolsena. Al llegar el cuerpo de la mártir incluso se pensó que era ésta y durante mucho tiempo se confundió una con la otra (los restos de la de Bolsena se encuentran tan ricamente en su basílica de la Toscana italiana). Con investigaciones y explicaciones se desenredó el entuerto y se acordó celebrar la festividad de las dos Cristinas el mismo día: el 24 de julio.

Procedente del cementerio romano de San Calixto, el Procurador General de los Carmelitas en España, Fray Antonio de los Reyes, fue el encargado de recoger el cuerpo (en realidad, el esqueleto) al que se decoró con vestimenta blanca y azul y una larga pluma verde (que es como se representaba a la de Bolsena). Al venir de las catacumbas romanas, poco se sabe del motivo del martirio de la de Osma. La iglesia, al lado de un puente románico sobre el río Ucero, es barroca del s.XVIII.

Osma fue la ciudad arévaca Uxama, cuyos restos aún permanecen. En el siglo X se construye un espectacular castillo (tres recintos amurallados adaptados al cerro donde se encuentra).

miércoles, 27 de abril de 2016

Alfonso VIII


Parece ser que Alfonso VIII nació en Soria en el año 1155. Era hijo de Sancho III y de Blanca Garcés de Pamplona. La madre muere al poco tiempo y el padre, a los 3 años, por lo que Alfonso es coronado rey de Castilla muy jovencito, a los 14 años, en las Cortes de Burgos. Hasta entonces fue protegido por dos familias que, entre sí, eran rivales: los Lara y los Castro, por lo que la infancia de Alfonso está llena de escondites secretos en pueblos y ciudades. Con la coronación vino el matrimonio, y se casa con Leonor de Plantagenet, que entonces tenía 10 años. Leonor era hija de Enrique II de Inglaterra. La boda se celebró en Tarazona. Tuvieron 10 hijos. Además durante muchos años, Alfonso tuvo una amante judía en Toledo, Rahel la Fermosa.

Alfonso VIII recuperó enclaves para Castilla en la batalla de las Navas de Tolosa (1212), fundó escuelas catedralicias y creó el llamado Estudio General de Palencia (la primera universidad de España). Se pasó la vida combatiendo a su primo Alfonso IX de León y a los almohades. A Soria le concedió el Fuero Extenso (leyes y normas entre las que están los famosos 12 Linajes) y fue mecenas de la iglesia románica de Santo Domingo. Murió en Gutierre-Muñoz (Ávila) en 1214, una aldea de paso en uno de sus viajes. Alfonso y Leonor están enterrados en el Monasterio de las Huelgas (Burgos), del que fueron directos fundadores.

jueves, 21 de abril de 2016

San Pedro de Osma


Pedro de Bourges nació en Bourges (Francia) en 1040. Era monje benedictino y en plena campaña de repoblación del Valle del Duero, tierras cristianas recién conquistadas, Alfonso VI (rey de León y Castilla) le pide al abad de Cluny que le mande monjes. Después de pasar por Sahagún y Toledo, Pedro llega en 1101 a Osma (Soria) y es nombrado obispo. Entre sus nuevos planes está modificar un monasterio para convertirlo en una catedral románica, pero decide no hacerlo en la vieja Osma (una de las diócesis más antiguas de España, ya existía en el año 597), sino al otro lado del río Ucero, en un nuevo barrio que, con el tiempo se convertiría en una ciudad: El Burgo de Osma.

El que luego sería San Pedro de Osma estableció monasterios, reformó la vida eclesiástica y defendió los derechos de la iglesia frente a los de la nobleza. También se le atribuyen muchos milagros (en Langa de Duero curó a un enfermo de fiebre dándole de comer un pez que había cogido en el río). Cuando venía de Sahagún de los funerales de Alfonso VI enfermó de peste y falleció en Palencia en 1109. En el s.XIII la nueva catedral pasaría de románica a gótica y a mediados de este siglo se crea el sepulcro policromado gótico que hoy día puede verse en la Sala Capitular de la catedral de El Burgo de Osma, mandado construir por el obispo D. Gil y con hermosos relieves dispuestos en friso corrido (personajes que cuentan la vida del santo). Es el patrón de El Burgo de Osma.

martes, 19 de abril de 2016

Sor María de Ágreda


María Coronel y Arana nació en Ágreda (Soria) en 1602. Sin salir nunca de su convento, esta monja concepcionista tuvo dos influencias importantísimas en la época que vivió: mantuvo correspondencia privada durante 22 años con el rey Felipe IV y su mensaje cristiano fue presencia milagrosa en América.

Hija de familia hidalga, acomododa y devota de la Virgen, débil de salud y exaltada de espíritu, tanto ella como sus tres hermanos pronto entraron en conventos (de hecho el de María estaba en su propia casa). Antes de cumplir los 25 años ya es nombrada abadesa y en 1633 la comunidad se traslada a un nuevo convento (que es el que se puede visitar hoy en Ágreda). El 10 de julio de 1643, el rey Felipe IV, de camino a sus quehaceres en Cataluña, pasa por el convento, conversa con la abadesa y queda prendado de su personalidad rogándole le escriba para darle consejos sobre los más diversos temas. Estas cartas fueron escritas hasta la muerte de la monja (el rey le sobreviría solo 4 meses). Sor María de Jesús de Ágreda escribió numerosos ensayos y el más importante "La Mística Ciudad de Dios " (que hablaba sobre la inmaculada concepción) fue reescrito porque la primera vez le dijo su confesor que lo quemara. Fray Alonso de Benavides (padre custodio de la provincia de Nuevo México) redactó un informe sobre las conversiones de los indígenas ante la visión de una mujer con un manto azul (cuando se entrevistó cara a cara con María no le quedó ninguna duda de que era ella a quien veían los indios: es el poder de la bilocación, poder estar en dos sitios a la vez). Los tribunales de la inquisión de la época sobreseyeron el caso. Sor María de Jesús falleció en Ágreda en 1665.

lunes, 18 de abril de 2016

Diego Laínez


Diego Laínez nació en Almazán (Soria) en 1512. Descendiente de familia judía sefardita, estudió letras en Sigüenza, filosofía en Alcalá de Henares y teología en París, donde coincidió con Ignacio de Loyola. En 1534 varios compañeros, además de ellos dos, van a la capilla de los Mártires, en la colina de Montmartre para pronunciar votos de pobreza y castidad: es el germen de lo que llegaría a ser después la Compañía de Jesús. Diego fue siempre el Segundo General de la Compañía. En 1545 (y sesiones de años sucesivos) se celebra el famoso Concilio de Trento (convocado como respuesta a las reformas protestantes de la época) y allí se habla de que las Escrituras y las Tradiciones constituyen los pilares sobre los que se sostenta la Fe. Además se tomaron medidas para que el clero fuera más moral y más instruído.

En 1547 redacta la llamada "Carta de Laínez al secretario Juan Alfonso de Polanco sobre sus recuerdos de San Ignacio y de los primeros tiempos de la Compañía" (considerada la primera biografía del creador de los Jesuítas). En 1556, a la muerte de Ignacio, le sucede al frente de la Compañia y trabaja fundamentalmente en dos frentes: el impulso de los centros educativos y el apoyo a la labor en las tierras de Misión. Una estatua del mismo escultor de ésta que vemos en la Diputación se encuenta frente al Palacio de los Hurtado de Mendoza en la villa de Almazán. Diego Laínez murió en Roma en 1565. Sus restos reposan en la iglesia de San Francisco de Borja en la madrileña calle de Serrano.

viernes, 15 de abril de 2016

San Martín de Finojosa


San Martín de Finojosa nació en 1140 en Deza (Soria). Era hijo de Miguel Muñoz de Finojosa (señor de Deza y cortesano de Alfonso VII) y de Sancha Gómez (señora de Boñices). La familia vivía en la Casa Fuerte de los Finojosa (hoy ayuntamiento de Deza). A los 20 años ingresa en el monasterio cisterciense de Cántabos (Fuentelmonge, hoy solo quedan ruinas) y en el año 1162 se traslada a Santa María de Huerta, donde unos años después es nombrado abad, cargo en el que permanece 23 años hasta que pasa a ser obispo de Sigüenza (Guadalajara), tarea que desempeña durante 6 años. Renuncia al obispado y vuelve a Huerta donde pasaría el resto de su vida como un monje más. En el año 1213, al regresar de consagrar el monasterio de Santa María de Óvila, muere en Sotoca de Tajo (Guadalajara). San Martín de Finojosa está enterrado en Santa María de Huerta (por lo visto, todo menos la cabeza, que no se sabe muy bien si está en algún lugar de la catedral de Sigüenza o no).

En el año 1187 San Martín viajó a Cister (Francia) con cartas del rey Alfonso VIII para conseguir que el monasterio de las Huelgas fuera panteón real. La Orden del Cister tiene su origen en la fundación de la abadía de Cister en 1098 por Roberto de Moles y sus normas son el ascetismo, el rigor litúrgico y el trabajo manual. Cuando se visita Santa María de Huerta hay una estatua de San Martín junto a su sobrino Rodrigo Jiménez de Rada, arzobispo de Toledo (los cuerpos se dan la espalda, curiosamente). El báculo cerrado que lleva en la mano San Martín obedece a que los abades tienen autoridad hacia adentro, hacia la comunidad monástica, y aparece con la escena de la Anunciación de la Virgen.

martes, 12 de abril de 2016

Diputación Provincial


La sede de la Diputación Provincial de Soria se encuentra en un palacio del s.XIX en cuya fachada se pueden observar ocho esculturas de bronce realizadas en 1971 por el escultor madrileño Federido Coullant-Valera (1912-1989). Estas figuras representan a ocho ilustres sorianos: San Martín de Finojosa (abad), Diego Laínez (teólogo), Sor María de Ágreda (mística), San Pedro de Osma (obispo), Alfonso VIII (rey castellano), Santa Cristina de Osma (mártir italiana), el Juglar del Cid (supuesto autor) y Francisco López de Gómara (clérigo). Coullant-Valera realizó a lo largo de su vida innumerable obra civil (suyo es también, por ejemplo, el Ángel del famoso edificio Metrópolis de Madrid) y, también, mucha imaginería religiosa (en Orihuela, Cartagena, Cuenca o Hellín).

Dentro del palacio se encuentra el famoso cuadro de Alejo Vera (1834-1923) "El último día de Numancia", un impresionante óleo sobre lienzo de 335 x 500 centímetros pintado en 1880. Así mismo, también tienen aquí una pequeña colección de cuadros del pintor soriano Maximino Peña. El edificio de la Diputación tiene su origen en un antiguo palacio del Marqués de Vadillo (título otorgado por Felipe V a la familia de los Salcedo).