Liérganes

Liérganes

jueves, 13 de diciembre de 2018

Liérganes


Liérganes es uno de los pueblos con más encanto de Cantabria. De aquí es la famosa Leyenda del Hombre del Pez. Parece ser que un hombre de este pueblo, Francisco de la Vega, cayó en la ría de Bilbao en 1674 (donde trabajaba de carpintero) y apareció, cinco años después, en la bahía de Cádiz. El anónimo hombre, que tenía escamas en la piel y tenía el cuerpo en forma de pez, fue llevado a un convento y la primera palabra que dijo fue el nombre de su pueblo, dándose la casualidad de que un secretario de la Inquisición era de Liérganes y empezaron a atar cabos de la historia (contada por Fray Benito Jerónimo Feijoo en un ensayo en el s.XVIII). En un molino del s.XVII te cuentan esta leyenda. El paseo por Liérganes se hace entre casas y palacios. Desde el prado de la iglesia de San Pantaleón (s.XIII) se divisa la iglesia de San Pedro Advíncola (s.XVII, tres naves divididas por columnas toscanas). Tienen un puente llamado romano construído en 1587 bajo el que pasa el río Miera.

En La Juguetería disfrutamos de un menú de 17 euros consistente en, según elección, tabla de patés caseros (merluza, bonito y puerros) y quesos de Liérganes, solomillo ibérico con salsa de vermut y naranja y, de postre, tarta de queso. Con aperitivo de gentileza y vino tinto de la casa.

domingo, 9 de diciembre de 2018

Santa Cruz de Castañeda


Santa Cruz de Castañeda otra de las importantes colegiatas románicas de Cantabria y se encuentra localizada en la localidad de Socobio. Llama la atención su ábside central y su cimborrio, también sus hermosos capiteles con leones, águilas, pelícanos. Construída en el s.XII, se reconstruyó en el XVII. El retablo (con una virgen gótica que tiene una manzana en la mano) se encuentra en el absidiolo de la izquuerda y data de 1641 cuando se colocó en el ábside central hasta hace poco. En la derecha en vez de absidiolo románico hay capilla neoclásica construída en el s.XVIII para un importante indiano con fortuna. Ya en el s.XIII empezaron los añadidos de nave para colocar capillas y sepulcros de familias ricas.

Antes de la construcción de la colegiata, ya había aquí en el s.X un monasterio benedictino. Al lado de la colegiata se encuentran las dependencias del Centro de Interpretación del Románico, que te dan pistas para escursiones por la zona.

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Puente Viesgo


La localidad de Puente Viesgo (Cantabria) es famosa por su balneario y por sus cuevas con pinturas de arte paleolítico. Tiene unos 2840 habitantes y está situada en plena comarca de los Valles Pasiegos. Allí destaca la iglesia de San Miguel (foto), neorrománica, construída entre 1948 y 1973, aunque tiene capilla y torre originales del XVII.  La Casona de Fuentes Pila fue construída por Javier González de Riancho en 1928 (hoy es el ayuntamiento).

En lo que antiguamente era una estación de ferrocarril tienen un interesante centro de información turística, donde te animan a dar un bello paseo por las veredas cercanas al río Pas. Puedes ver la locomotora Reyerta (construída en Munich en 1912 y que prestó servicio hasta mediados de los años setenta del siglo pasado) y cruzar un puente para volver por el otro lado. En el restaurante La Unión, atienden maravillosamente: tienen un menú de 11 euros que en nuestro caso fue cocido montañés /alubias de manteca, entrecote de ternera a la plancha con salsa de queso /bocartes del Cantábrico y tiramisú de sobao /pudin de queso. Con vino y agua.



martes, 4 de diciembre de 2018

Cueva Las Monedas


Siguiendo el camino que bordea Monte Castillo (Puente Viesgo, Cantabria), a 675 metros de El Castillo, se encuentra la cueva de Las Monedas. Se trata de un viaje por el centro de la tierra de 800 metros (se visitan unos 160) en el que ademas de disfrutar de estalactitas y estalagmitas, se puede disfrutar de una serie de dibujos (en una única sala) con una técnica concreta: dibujos negros trazados al modo de un lapicero. Se han reconocido unas 17 figuaras de animales y signos (caballos, renos, cabras) que remiten a un arte de 12.000 años a.C.

La cueva de Las Monedas fue descubierta en 1952 por el guarda forestal Isidoro Blanco, que ya la conocía desde los años 20 de ese siglo. Se le denomina así porque en un pozo de 23 metros de profundidad se escondían 20 monedas de la época de los Reyes Católicos que, o bien fueron escondidas o, tal vez, olvidadas por alguien. Como quiera que también se encontraron huellas de osos, al principio se le conoció también como la Cueva de los Osos.

Las Monedas, El Castillo y otras dos cuevas que no se visitan (La Pasiega y Las Chuimeneas), junto con otras cinco cuevas de Cantabria son Patrimonio de la Humanidad desde 2008.

jueves, 29 de noviembre de 2018

Cueva El Castillo


Monte Castillo es una elevación caliza que guarda en su interior sugerentes laberintos en forma de cuevas que tienen una antigüedad de 150.000 años. Está localizado en Puente Viesgo (Cantabria) y esos lugares mágicos son por orden de recorrido El Castillo, Las Chimeneas, La Flecha, La Pasiega y Las Monedas. De ellas, se pueden visitar la primera y la última.

El Castillo fue descubierta en 1903 por Hermilio Alcalde del Río, pionero del estudio arqueólogico en Cantabria y director de la Escuela de Artes y Oficios de Torrelavega (también fue alcalde de esta localidad). Se han localizado 275 figuras con técnicas, temática y grafismo variados del Paleolítico (hace 40.800 años, lo que las convierte en el arte más antiguo del mundo). Son dibujos, pinturas y grabados que manifiestan expresiones artísticas singulares. Destacan manos pintadas en negativo (manos colocadas en las rocas con pintura alrededor). Hay bisontes, ciervas, caballos y símbolos enigmáticos. Aquí se encontró también el Bastón de Mando (una cuerna de ciervo que, a su vez,  tiene grabado un ciervo, de hace 12.000 años) y que se puede contemplar en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria en Santander.

Desde el año 2008 la cueva de El Castillo es Patrimonio de la Humanidad (junto con otras 8 cuevas de Cantabria más la de Altamira que ya lo era desde 1985). Forma parte del Bien protegido Cueva de Altamira y Arte Rupestre Paleolítico de la Cornisa Cantábrica (que incluye 5 cuevas de Asturias y 3 del País Vasco).

martes, 27 de noviembre de 2018

Península de la Magdalena


Santander regaló a Alfonso XIII 24 hectáreas y media para que se hiciera una residencia de verano. Entre 1908 y 1912 los arquitectos Javier González Riancho y Gonzalo Bringas Vega construyen el Palacio de la Magdalena, en diseño montañés con aires ingleses. El rey lo utilizó hasta 1930. En 1977 Don Juan de Borbón lo vende al ayuntamiento por 150 millones de pesetas. Actualmente en verano la Universidad Menéndez Pelayo lo utiliza para cursos de verano (al igual que las llamadas Caballerizas, acondicionadas como residencia de estudiantes).

Un paseo por este delicioso rincón de Santander, hoy parque público, te permite disfrutar de vistas de la bahía espectaculares. A lo lejos se distingue La Horadada (una roca donde la leyenda dice que chocó la barca que traía las cabezas de San Emeterio y San Celedonio) y la Isla del Moro (con un faro de 1858). También están el Parque Marino (en el agua del mar que entra viven focas, leones marinos y pingüinos) y el museo El Hombre y el Mar, con tres galeones utilizados por Vital Alsar en su travesía por el Atlántico y una répica de la balsa con la que surcó el Pacífico en 1970. Los árboles que se han talado conservan en su tocón esculturas de madera muy originales.

martes, 20 de noviembre de 2018

Santander


Santander ofrece un abanico de posibilidades para disfrutar del arte y la cultura. Su catedral (s.XIV a XX) tiene su parte más antigua en la llamada Iglesia del Cristo (del s.XIII), con sus espléndidos arcos ojivales. El Centro Botín es una construcción de Renzo Piano de 2015 y cuenta con exposiciones más o menos interesantes en sus dos volúmenes independientes unidos por pasarelas de acero y vidrio. Su fachada está formada por 250.000 piezas cerámicas y la entrada cuesta 4 euros. El ayuntamiento modernista (foto) se inauguró en 1907 y es obra de Julio Martínez-Zapata (no se terminó hasta 1967). En el año 1941 se produjo un gran incendio en la parte más antigua de Santander que provocó  una nueva reestructuración de calles y edificios (afectó a la catedral pero no al ayuntamiento). El Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria cuenta con estelas, lápidas funerarias, huesos de animales, cerámica, broches, téseras, puñales, vasijas y herramientas. Destaca el Bastón de Mando encontrado en la cueva de El Castillo (un ciervo dibujado, justamente, en una cuerna de ciervo adaptándose al espacio en el que se graba).
El Paseo de Pereda y las plazas de Cañadío, Pombo a Porticada son el cogollo del ambiente de la ciudad.

En el Barrio Pesquero, en la Plaza del Cabildo se encuentra Casa Jose, una marisquería que es uno de los puntos gastronómicos más genuinos de Santander. Unas rabas de peludín con aros de cebolla, un rape a la plancha y una tarta de queso, junto con una botella de blanco Behetría de Cieza (D.O. Vino de la Tierra de la Costa de Cantabria) sale por 35,80 euros.