Cielo abierto

Cielo abierto

miércoles, 15 de abril de 2015

Mogarraz


Mogarraz (Salamanca) ofrece plazoletas tan encantadoras como la de la foto, el Rincón de Mané. A lo largo de las calles y clavado en las paredes, el artista local Florencio Maíllo ha colocado su proyecto Retrata2/388, que no es otra cosa que 388 pinturas encaústicas sobre chapa metálica que reproducen el archivo fotográfico de 1967 de Alejandro Martín Criado, que retrató para el carnet de identidad el rostro de los habitantes del pueblo. La iglesia de Ntra.Sra. de las Nieves tiene un altar barroco y una bella pila bautismal y púlpito de piedra. La Torre del Campanil (s.XVII) presenta una cornisa balaustrada decorada con bolas herrerianas.

Mogarraz tiene un calvario, una cruz de los judíos, una ermita del Humilladero y toda esa arquitectura religiosa testigo del tiempo. Además tiene un montón de fuentes con su nombre y su historia propia. Las construcciones de entramado y los dinteles de las puertas con palabras y signos, dan un aire peculiar a sus calles.

lunes, 13 de abril de 2015

Miranda del Castañar


Seguimos al sur de la provincia de Salamanca y dejamos la Sierra de Béjar para adentrarnos en la Sierra de Francia. Allí nos encontramos el encantador pueblo de Miranda del Castañar, sobre un alto con fortaleza y entorno amurallado. El castillo de los Zúñiga es del s.XV pero está construído sobre otras ruinas anteriores. La iglesia es del XIII y su torre, separada, del XVII. En Miranda hay edificios señoriales con historia: la Alhóndiga, la Cárcel Real, la Carnicería, el Peso Real, el Hospital... Tiene cuatro puertas de entrada en su muralla (San Ginés, la Villa, Ntra. Señora y el Postigo), además de innumerables casas blasonadas.

En Las Petronilas comimos maravillosamente (ensalada de limón, entrecot y alajú -un postre riquísimo de almendra y miel entre dos obleas-). Y es que la miel es uno de los productos estrella de la población. A la sombra del castillo (en lo que fue su patio de armas) está la Plaza Los Toros (como suena), con unos curiosos burladeros de piedra donde refugiarse del peligro.

domingo, 12 de abril de 2015

Candelario


Dos cosas llaman poderosamente la atención a nada que pasees por Candelario (Salamanca), y que lo hacen singular: las regaderas y las batipuertas. Las regaderas son canales de agua que recorren las calles y que recogen el agua de la sierra. Las batipuertas son medias puertas de madera para que, estando la casa abierta para que se ventile, no entren animales ni polvo. Tienen un bello diseño de carpintería. La iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción es del gótico tardío (s.XIV) y tiene una maravillosa techumbre mudéjar en la capilla mayor. La torre mide 28 metros y tiene entrada exterior. El edificio del ayuntamiento es del s.XIX y tiene tres plantas y un jardín cerrado con verja. 3 fuentes en las entradas de Candelario (de origen romano) y otras 11 en su interior dan fe de la importancia y la utilidad de este elemento natural en la Sierra de Béjar.

Desde los tiempos de Carlos IV, que lo probó y le encantó, el embutido es la joya de la corona de Candelario. Nosotros compramos en Hijos de José Cabrero (desde 1850) una pieza de chorizo y otra de salchichón.

sábado, 11 de abril de 2015

Montemayor del Río


En Montemayor del Río (Salamanca) tienen un imponente castillo del s. XIII, llamado del Paraíso (seis torres, cuatro cuadradas y dos semicirculares) que preside la población y  que actualmente, aun reformado, permanece cerrado. La iglesia de la Asunción es del s. XIII y tiene una torre del XVI. La Casa Mesón del Marqués sería un ejemplo de palacete rural bien conservado. Saliendo del pueblo, al lado de la ermita de San Antonio se encuentra el puente de Piedra (de un único ojo) y, caminando a lo largo del río Cuerpo de Hombre, el puente de Palo. Los artesanos del castaño de Montemayor hacen todo tipo de objetos de cestería, aprovechando la madera de los bosques de alrededor.

Todo el pueblo estuvo rodeado de murallas, aunque se conserva poco tramo. Las calles y plazoletas despiden un cierto aire medieval. Situado como está en la Vía de la Plata, fue un punto estratégico entre Extremadura y Castilla.

Se puede entrar en Bollería Nieves, todo un abanico de posibilidades gastronómicas dulces: perrunillas, flores, rosquillos y la auténtica bolla de la zona (amarilla y esponjosa por dentro, bañada en yema de huevo y espolvoreada con azúcar por fuera).

jueves, 9 de abril de 2015

Béjar



Béjar es una encantadora ciudad alargada rodeada de sierras al sur de la provincia de Salamanca. La población se divide equidistantemente en la zona antigua y la zona nueva. Nosotros nos dedicamos a descubrir los callejones, las plazoletas y las murallas de la parte vieja, que da para mucho: 4 iglesias (San Juan, El Salvador, Santa María -todas del s.XIII- y Santiago -del XII-), 3 museos (Judío, Mateo Hernández y Legado Valeriano Salas), paseos por antiguas fábricas textiles y dos excitantes experiencias grastronómicas (tostón en Casa Pavón y lagarto ibérico en La Parrilla Bejarana).

En la Plaza Mayor está el Palacio de los Zúñiga, duques de Béjar, construído en el s.XVI sobre un antiguo castillo medieval. Desde una de sus torres se asiste a un experimento denominado Cámara Oscura, que no es otra cosa que captar imágenes en tiempo real de distintas zonas de la ciudad, según se va girando un objetivo óptico. Desde su ventana (foto) se tiene una maravillosa vista. No nos fuimos de Béjar sin visitar el santuario de la Virgen del Castañar y su plaza de toros, la más antigua de España, que data de 1711.


jueves, 26 de marzo de 2015

Museo de América


Las tablas de la Conquista de México pintadas con la técnica del enconchado en 1698, el casco de un tlingit (habitante de la la costa noroeste de Amértica del Norte), un cacique quimbaya de oro, una urna que representa a un rey muerto como dios solar Kinich Ahau, el códice Tro-cortesiano maya con mensajes adivinatorios y una canoa de madera de más de ocho metros de larga. Conocimiento, Realidad, Sociedad, Religión y Comunicación son los temas que nos ofrece el sugerente paseo por el Museo de América de Madrid (Avda. Reyes Católicos, 6, a la sombra del llamado Faro de Moncloa).

En 1941 se crea por decreto un museo para reunir las colecciones de arte repartidas por otros lugares. No sería hasta 1965 cuando se inaugurase su sede actual, diseñada por los arquitectos Luis Moya y Luis Martínez Feduchi. Objetos arqueológicos de la América precolombina, utensilios etnológicos y obras de arte de la América colonial se distribuyen en sus hermosas salas distribuídas en dos pisos alrededor de un claustro. Las salas con bóvedas de ladrillo son, en sí mismas, otra joya suplementeria.

lunes, 23 de marzo de 2015

Bodegas Rosell


Bodegas Rosell abrió sus puertas en la calle General Lacy, 14 (Madrid, cerca de la estación de Atocha) en el año 1920. En principio fue un despacho de vinos a granel, convirtiéndose después, con la agradable invitación de sus azulejos de Talavera en la fachada (pintados por el ceramista sevillano Alfonso Romero), en una encantadora taberna de las de vender chatos de vinos de Valdepeñas. La especialidad de la casa es el bacalao (brandada, croquetas, rebozado, al horno). Una tapa de bacalao Rosell (2,90 euros) acompañada de un vaso de vermú Miró (de grifo, con guinda verde) es una delicia de los sentidos (vista, gusto, tacto, olfato) que a uno le hacen reconciliarse con la vida. Revueltos, quesos, embutidos, tortilla de patatas, ensaladas, conservas y verduras animan una carta amplia y variada perfectamente servida (esos camareros profesionales que te hacen sentir importante).

Instrumentos musicales y pasión por el flamenco (posters de Camarón) desfilan por las paredes de Bodegas Rosell. Unas doscientas referencias de vino aparecen en la lista que tienen. Dos enormes tinajas en los rincones del local homenajean y recuerdan los orígenes. Lugares así tendrían que ser pequeño patrimonio de la humanidad, porque te transmiten la magia de los tiempos reposados y del gozo de lo cotidiano.