Liérganes

Liérganes

jueves, 15 de noviembre de 2018

Bárcena Mayor


Bárcena Mayor es uno de los pueblos con más encanto de Cantabria (y, por lo visto, uno de los más antiguos). Un recorrido por sus calles es un viaje en el tiempo y en el espacio (está rodeado por el Parque Natural Saja-Besaya). No se permite la entrada con coches (hay que aparcar en la entrada). En su paseo te encuentras con la antigua Escuela (hoy tienda de artesanía, sobre todo de objetos de madera), con las Casas Gemelas, la Casa Rectoral (con escudo de símbolos religiosos), la iglesia de Santa María (del s.XVII), la Casona con tres arcos, fuentes, lavaderos y un puente que cruza el río Argoza y que te lleva hasta la ermita del Carmen. Casi todas las casas mantienen el estilo de la típica arquitectura montañesa.

En Bárcena Mayor hay cinco restaurantes para comer. Nosotros nos decidimos por La Solana de Bárcena Mayor y fue un acierto. Tenían un menú de 20 euros que, por elección, fue: ensalada templada de bacalao con brotes tiernos y salsa alioli, chuleta de novilla Tudanca y tarta de queso, acompañado de sidra de Cantabria (Somarroza). Desde la terraza donde nos sentaron veíamos uno de sus antiguos lavaderos.

martes, 6 de noviembre de 2018

San Vicente de la Barquera


San Vicente de la Barquera es una de las villas marítimas históricas de Cantabria. En tiempos estuvo perfectamente amurallada. Se conservan algunas puertas, como la de la Barrera o de Santander (foto). Dos monumentos son los imprescindibles: la iglesia y el castillo. La iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles es una construcción del s.XIII con reformas en el XV. Es gótica, de 3 naves y 3 puertas. En ella destaca el retablo barroco del s.XVII y el sepulcro renacentista de mármol (obra de Juan Bautista Vázquez el Viejo) del inquisidor Antonio del Corro (1432-1556) que fue importante canónigo de la catedral de Sevilla. Construyó al lado de la iglesia un hospital para pobres, hoy día es el Ayuntamiento. El llamado Castillo del Rey cierra la muralla y sus actuales paredes son del s.XIII aunque ya había un edificio anterior. Se alza sobre una elevación rocosa lo que le da una visión a distancia espectacular.

En la Plaza Mayor del Fuero tomamos unas cañas y una ración de rabas en  El Manantial. El 3 de abril de 1210 el rey Alfonso VIII de Castilla otorgó a San Vicente de la Barquera un fuero que le permitiría desarrollarse política, cultural y económicamente (para hacer de su reino una potencia naval).

martes, 30 de octubre de 2018

Comillas


Comillas (Cantabria) cuenta con la huella de Antonio López y López (1817-1883, primer marqués de Comillas), empresario y banquero español y, parece ser, relacionado con negocios de esclavitud en Cuba. Su espectacular Palacio de Sobrellano, en estilo neogótico, es obra de Joan Martorell y se terminó en 1888 (actualmente es propiedad del Gobierno de Cantabria). También el marqués fue mecenas de la Antigua Universidad de Comillas, en principio seminario católico, obra de Martorell construída entre 1883 y 1892 y con elementos decorativos  de Lluís Domènech i Montaner (como su espectacular Puerta de las Virtudes realizada en bronce). Desde los años 70 del siglo pasado esta universidad tiene su sede en Madrid y ahora es una Fundación para estudiantes extranjeros de español.

El Corro Campíos (foto) es la plaza más popular de Comillas: Antiguamente era el lugar llano donde se jugaba a los bolos. Cerca está la iglesia de San Cristóbal, barroca del s.XVII. En Marisquería Adolfo, un excelente menú: mejillones al vapor, merluza a la plancha, ensalada de lechuga y tarta de manzana. Con copa de rueda Marqués de Cáceres, sale por persona a 30,50 euros.

miércoles, 24 de octubre de 2018

El Capricho de Gaudí


El Capricho de Gaudí es uno de los pocos edificios contruídos fuera de Cataluña por el arquitecto Antoni Gaudí y fue realizado entre los años 1883-1885 en Comillas (Cantabria). También se le conoce como Villa Quijano, ya que su propietario fue Antonio Díaz de Quijano (1838-1885), un joven abogado que llevaba los asuntos del Marqués de Comillas y de otros indianos que hicieron fortuna en Cuba. Tiene tres plantas y las habitaciones están orientadas para disfrutarlas a lo largo del día según la orientación del sol. Debido a su aspecto exuberante, pronto el edificio fue bautizado como capricho. Su dueño lo disfrutó poco tiempo, ya que falleció joven y recién inaugurada la vivienda. La entrada al edificio, siempre con guía, cuesta 5 euros y te van explicando todas las dependencias: el invernadero, la habitación principal, la sala de baño, las vidrieras, el estudio, el salón principal, el recibidor, el hall de entrada, el cenador y la sala de fumar, los desvanes y zonas de servicio. En los jardines hay una curiosa gruta construída con bloques de piedra.

Las flores de girasol son el motivo ornamental de la fachada. No está claro si Gaudí en persona estuvo o no visitando las obras, que fueron dirigidas por su compañero Cristóbal Cascante. En cualquier caso, es uno de los pruneris proyectos importantes de Gaudí.

martes, 23 de octubre de 2018

Santa Juliana


Allá por el s.IX fueron traídos a Santillana del Mar (Cantabria) los restos de la mártir cristiana Santa Juliana. Dio su vida en el s.III bajo el férreo régimen de Diocleciano. Su tumba está en mitad de la hermosa planta basilical de esta colegiata románica del s.XII (ya antes había sido monasterio y convento de canónigos agustinos). Tiene 3 naves con 4 tramos y tres ábsides. La portada meridional precedida de una plaza (foto) tiene en su fachada un Pantocrátor y estatuas reubicadas de apóstoles y santos y, encima, la imagen de la titular. En su interior hay un coro en mitad de la nave central y una pila bautismal con el tema de Daniel en el foso de los leones. También hay otra portada en la zona septentrional que es la que da paso al claustro.

El claustro de la colegiata de Santa Juliana es románico en tres alas y, en la cuarta, cisterciense del s.XV. Los capiteles (43) tienen temas fitomórficos (forma de planta), entrelazados (con el significado espiritual de los cruces múltiples pero ordenados de la vida) y figurativos (como el pesaje de las almas de San Miguel). Una torre cilíndrica, otra de planta cuadrada, una capilla y una sacristía, añadidos de siglos posteriores, completan el edificio.

No nos pudimos ir de Santillana sin probar en Casa Quevedo un vaso de leche fresca y un trozo de quesada (2 euros) Este comercio se encuentra en el portal de un palacio del s.XVII.

domingo, 21 de octubre de 2018

Santillana del Mar


Santillana del Mar es uno de los pueblos con más encanto que uno se encuentra recorriendo Cantabria. Tiene la colegiata románica de Santa Juliana (s.XII), el Museo Diocesano con una colección impresionante de arte religioso, las casas del Águila y la Parra, la Torre de Don Borja, el Palacio de los Velarde, el Museo de escultura de Jesús Otero, el convento de San Ildefonso ocupado ahora por monjas clarisas...y, por supuesto, el Museo de Altamira con la neocueva que recrea la que se descubrió en 1868. En la foto, la Torre del Merino (s.XIV), en la Plaza Mayor.

Hay que ir a comer a El Pasaje de los Nobles: tienen un menú de 18 euros que, en este caso, fue: cocido montañés como lo hacía Maximina, carrilleras glaseadas a la antigua yarroz de leche fresca de Cudaña, más una copa de rioja. Un paseo por sus calles empedradas, entre lavaderos, tapias, huertos, soportales, prados y tabernas es un viaje hacia la Edad Media y a los sonidos y olores de aquellos tiempos.

jueves, 18 de octubre de 2018

Cartes


Cartes (Cantabria) tiene su encanto a lo largo del llamado Camino Real, donde se encuentra su famoso Torreón de los Manrique, una casa-fortaleza del s.XV que fue también audiencia, cárcel y residencia del gobernador en el pasado. Se trata de un edificio compuesto de dos torreones rectangulares de dos alturas, uno más alto que otro, situados a ambas lados de la calle y unidos por gruesos muros abiertos por arcos apuntados que forman en sí mismos un patio (abierto o cerrado al camino, según proceda). La Universidad de Cantabria lo ha rehabilitado como centro de divulgación de la Física. La localidad tendrá unos 1300 habitantes y frente a su ayuntamiento, la Casona de los Quijano-Rasa, del s.XVI, se encuentra el restaurante BK3.

Tienen un menú de 18,50 que, según elección, consistió en arroz negro cremoso con calamares, cebolla caramelizada y espuma de alioli; medallón de rabo de vaca relleno de foie y reducción de oporto y copa montañesa con fruta de temporada y crema de orujo (acompañado de botella de rioja tempranillo). La ermita de San Roque (antigua capilla de un hospital de peregrinos), el palacete neogótico Puebla de los Ángeles y numerosas casonas y palacetes de los s.XVI y XVII, destacan a lo largo de la calle. Un paseo por las riberas del Besaya es una buena opción de sobremesa. Cerca de Cartes se encuentra la iglesia románica de Santa María de Yermo.