San Vicente de la Sonsierra

San Vicente de la Sonsierra

viernes, 14 de octubre de 2011

La botica de Alcocer




Caminando por la calle Mayor de Alcocer, nos acercamos a una señora que estaba limpiando las rejas de su ventana. Le preguntamos cuándo podríamos ver la iglesia de la Asunción abierta y nos empezó a contar cosas del pueblo."¿Quieren ver algo que seguro les va a gustar?", nos dijo. Y nos hizo entrar a su portal. Através de una puerta que estaba a la izquierda, nos adentramos sin quererlo en un mundo fascinante. Se trataba de una botica antiquísima que había sido regenteada por su padre durante toda la vida (y que había pertenecido a su familia)."Es de 1870 y vino de El Escorial". Estanterías, armarios, espejos, mostradores, botes de loza y cristal. María tiene la botica de su padre, Federico San Andrés Serrano, tal como la dejó antes de morir. Ella misma continuó un tiempo la labor de su padre pero finalmente el negocio de la farmacia se reinventó en otro sitio y lo que aquí vemos es una imagen congelada del tiempo y de la memoria.


Nos enseñó un aparato de madera que sirve para fabricar las píldoras (según las indicaciones concretas) y un recipiente de forma esférica donde se coloca el resultado final (que suele tener un sabor desagradable) y, agitándolo, se va envolviendo de una capa de polvo de oro que, por un lado, le da un sabor más amable y, por otro, protege el primer tramo del aparato digestivo contra las posibles agresiones de algunas sustancias que podrían producir lesiones en la garganta. De ahí la expresión popular "dorar la píldora".


Al lado de la botica, através de una cortina, se pasa a la rebotica, también cuidada con mimo, con su chimenea para fabricar los unguentos (encima de ella una foto del Dr. Fleming) y sus cajones de madera para guardar los ingredientes.


Quedamos encantados con las explicaciones que nos dio. Ella lo debió notar. "¿Saben lo que les digo?. Que si les parece bien ahora mismo les enseño la iglesia, que soy yo la que tiene la llave". Y también María nos explicó con todo lujo de detalles los secretos de la "catedral de la Alcarria", la magistral iglesia de la Asunción de Alcocer.

5 comentarios:

  1. igual es una frivolidad, pero no creo que haya iglesia que pudiese fascinarme tanto como esa vieja botica. me pasaría horas curioseando y olisqueando todos los frascos.
    bueno, también tú has optado por mostrarnos este stio. tuvo que ser una experiencia maravillosa. me reconforta que aún queden sitios como éste.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Genial la botica y la señora María que ha facilitado que podamos verlo y saber cómo "dorar la píldora" de ahora en adelante.

    ResponderEliminar
  3. Qué suerte. Yo, suelo fotografíar tiendas y otras rarezas porque de lo demás suele haber postales. Me encanta esta farmacia y esta entrada. Y no es por dorarte la pildora.

    ResponderEliminar
  4. La mejor forma de llegar a lo que interesa, los lugareños, sí señor !!

    ResponderEliminar
  5. Lo que se descubre viajando por esos pueblos del interior.... verdaderas maravillas. Gracias por descubrírnoslos, querido Antonio.

    ResponderEliminar