Barcelona

Barcelona

domingo, 28 de diciembre de 2014

Alcalá del Júcar


Construído en escalera sobre una montaña, con su castillo arriba y su iglesia a mitad de camino de las calles en cuesta, y rodeado por el río Júcar, que tiene que dar una vuelta para buscarse su salida, Alcalá del Júcar (Albacete) es un pueblo de panorámicas y de ambiente entrañable por la cantidad de cuevas que hay en su interior.

El castillo fue obra musulmana del s.XII, aunque su aspecto actual es la reforma efectuada en el s.XV. Tiene un torreón pentagonal y dos torres circulares, tres plantas de altura y restos de muralla del lugar en el entorno. La iglesia de San Andrés es de los s.XV-XVIII, de planta de cruz latina y bóveda gótica tardía. Delante de ella se encuentra el único rellano que hay en el pueblo. Tienen un Puente Romano de obligado paso entre Castilla y Levante en la Edad Media y una curiosa Plaza de Toros de forma irregular por estar adaptada al terrero. Hay cuevas-bodega en el interior de la población. Nosotros entramos por la de Garadén y salimos por la del Diablo, siendo un gracioso recorrido por pasadizos, habitaciones y estancias llenas de objetos curiosos.

En el restaurante El Moli, tomamos un exquisito menú del día consistente en gazpacho manchego, ensalada, lomo a la brasa, tarta de calabaza y una deliciosa copa de vino de Fuentealbilla por solo 12 euros.

martes, 16 de diciembre de 2014

Alarcón


Un viaje a Alarcón (Cuenca) es como entrar en una aventura medieval de castillos, iglesias, cerros, tabernas, trovadores, puentes, callejones y riachuelos. Visigodos y árabes estuvieron aquí, donde el Júcar da una vuelta tonta para volver a encontrar su camino. El infante Don Juan Manuel (1284-1348) fue dueño y señor del castillo y se construyó para su capricho la torre de los Alarconcillos a las afueras no se sabe muy bien para qué. Luego vino el Marqués de Villena, enemigo de Isabel la Católica, y ocupó el lugar que durante siglos estuvo abandonado a su suerte hasta que llegó el parador de turismo en el s.XX. El ayuntamiento es una construcción de dos plantas del s.XVI, de la misma época que sus dos iglesias principales: la de la Santísima Trinidad y la de Santa María con un maravilloso retablo de estilo plateresco. En la iglesia de San Juan Bautista, el pintor Jesús Mateo ha realizado una interesante pintura mural contemporánea. Desde la distancia, las tres puertas de entrada con sus respectivos perímetros de muralla más o menos conservada, son una carta de presentación perfecta.

Un gazpacho manchego, una costilla de cerdo a la miel y una tarta de queso, acompañado de una botella de vino de Cuenca, cuesta en el Mesón Don Julián 15 euros. Una manera maravillosa de completar una jornada cultural en una villa de ensueño.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Entre las ramas de un espino


La iglesia de Nuestra Señora del Espino de Soria es un templo religioso construído en el s.XVI en el cerro del Castillo y de estilo plateresco. Es, después de la concatedral de San Pedro, la iglesia más importante de la ciudad. En el censo de Alfonso X el Sabio de 1270 de los edificios religiosos figura que ya había allí un lugar dedicado a Santa María de Covaleda. La imagen de la virgen en la capilla mayor data de 1953, siendo una réplica de la original que se quemó y que la leyenda dice que se le apareció a un pastor entre las ramas de un espino cerca del pueblo soriano de Covaleda (en plena época de la reconquista). Es una figura sentada que sostiene al niño en la mano izquierda y una manzana en la derecha. Donde antiguamente estaba el retablo hoy se observa un relieve en piedra con las armas de los Beteta y de los Cárdenas. Es un ábside de forma pentagonal.

A la sombra de la iglesia, en el cementerio de la ciudad, está la tumba de Leonor Izquierdo, esposa de Antonio Machado, fallecida el 1 de agosto de 1902 a la edad de 18 años.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Columnas con capiteles


La iglesia de Santo Domingo en Soria estuvo dedicada a Santo Tomé hasta el s.XIX. Tras su espléndida fachada románica del s.XII de estilo francés (un homenaje del rey Alfonso VIII de Castilla a su mujer Leonor de Inglaterra) se abren tres naves en paralelo, las laterales más bajas, siendo de bóveda apuntada la nave central. Se asienta el peso en columnas con capiteles de monstruos, fieras y decoraciones vegetales. Los pilares cruciformes que sostienen dichas columnas son de un empaque impresionante. Un rosetón con ocho lóbulos permite que entre la luz o la oscuridad del exterior. Avanzando hacia el altar, observamos la cabecera renacentista del s.XVI. Entre ambas partes, a la altura de la torre de la iglesia, hay una zona que corresponde también al s.XII pero incluso anterior a las construcciones del rey castellano (que serían restos primitivos de la modesta iglesia anterior).

Una verja de hierro separa los bancos de los feligreses de los asientos de las monjas clarisas que rezan y hacen deliciosos dulces en el convento.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Pueblo Español


Pueblo Español, en Barcelona, es un museo arquitectónico situado en las laderas de Montjuic y creado en 1929 con motivo de la Exposición Universal que allí se celebró. Es obra de Francesc Folguera y Ramón Reventós.
Consta de 117 edificios a escala real, 30 tiendas y talleres y 18 restaurantes. Una calle de Arcos de la Frontera, una torre de Utebo, la Puerta de San Vicente de Ávila, el monasterio románico de Sant Miquel (idealización de distintos lugares catalanes), un convento de Medinaceli, un palacio de Cambados o el ayuntamiento de Valderrobles (foto) son algunos de esos rincones que se pueden disfrutar (por fuera, luego entras y no hay nada, si acaso una tienda). Destaca también el museo de arte contemporáneo Fran Daurel, con cuadros de Miró, Dalí y Picasso.

Entre los talleres que se visitan está uno de cración de objetos de vidrio. También hay interesantes esculturas al aire libre. Es la idealización de la España total: una recreación idealizada de las calles, plazoletas y esquinas más o menos reconocibles.



miércoles, 26 de noviembre de 2014

El Molino


Situado en la Avenida del Paralelo de Barcelona y abierto en 1898 como barracón de madera en el que se daban espectáculos, no fue hasta 1910 cuando se construyó un edificio, que en 1929 y hasta 1997, en que cerró, ofrecía en su fachada el nombre y las populares aspas rojas. Tras años de dudas sobre su futuro, en el año 2010 abrió un nuevo local totalmente nuevo pero con el espíritu que tuvo durante todo el siglo XX: ofrecer cabaret, music-hall, café-conciertos, striptease, humor y magia.

Granito de Sal, Lola Montiel, la Bella Dorita, Yvette René, Pipper, Johnson, Escamillo,  Christa Leem, Amparo Moreno, Lita Claver (la Maña), Merche Mar y The Chanclettes son algunos de los artistas que han pasado por aquí a lo largo de su historia.

martes, 25 de noviembre de 2014

Palacio Güell


Construído entre 1886 y 1890 el Palacio Güell es una obra de Antoni Gaudí para el empresario, industrial y mecenas Eusebi Güell. Está situado en la calle Nou de la Rambla, 3 y 5, en Barcelona. La forma de distribuir el espacio y la manera en que entra la luz al interior del edificio son las características principales de la casa. Piedra, madera, hierro forjado, cerámica y vidrio son materiales con los que Gaudí quiso expresar formas y diseños que se integraron a la vida social y cultural que tenía la familia. Un hermoso salón central para actuaciones musicales (al que se tenía acceso sonoro desde todas las habitaciones de la casa), las caballerizas del sótano, las distintas salas y dependencias y, sobre todo, la hermosa terraza con veinte chimeneas son algunas de las maravillas que se pueden contemplar en la visita. La fachada principal destaca por sus dos enormes arcos parabólicos con puertas de hierro.

Eusebi Güell (1946-1918) fue el principal mecenas de Gaudí. Su padre hizo fortuna en Cuba y, al volver, puso una fábrica de panas. Casado con la hija del marqués de Comillas, le encargó al arquitecto palacios, iglesias y bodegas. Fue impulsor del mundo de la cultura tanto en letras como en música. Alfonso XIII le dio el título de conde. En el año 1878, en la Exposición Universal de París, quedó maravillado ante una vitrina para una casa de guantes y, a raíz de ello, quiso conocer a quien la había diseñado. Gaudí y Güell fueron impulsores de maravillas arquitectónicas únicas.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Bodegas Tío Pepe


La empresa González-Byass se fundó en Jerez de la Frontera (Cádiz) en 1835 por Manuel María González Ángel, asociándose un año después con su agente en Londres, Robert Blake Byass. El jerez Tío Pepe nació en 1844 y debe su nombre a José Ángel y Vargas, un tío del fundador (del que recibió muchos consejos porque Manuel era un joven de 23 años con poca experiencia vinatera). Su logotipo formado por una chaquetilla, una guitarra y un sombrero andaluz es obra del diseñador Luis Pérez Solero, que realizó en 1935 esa imagen asociándola a la idea de "sol de Andalucía embotellado". La bodega es un edificio de dos plantas formado por cuatro módulos cubiertos por bóvedas de hormigón diseñado por Eduardo Torroja en 1960. Un agradable recorrido en un trenecito te lleva a las distinas estancias del lugar, incluyendo los barriles firmados con tiza por famosos.

El cartel luminoso de la marca estuvo colocado en el edificio de la Puerta del Sol, 1, de Madrid desde 1935, convirtiéndose en uno de los iconos más característicos de la capital. Con la reforma del edificio en 2011 fue retirado y, a petición popular, colocado en la Puerta del Sol, 11, en 2014.

El fino es vino característico jerezano por elaborarse con la técnica del velo en flor, que consiste en crear una cámara de aire en la barrica para que crezca una fina capa de levaduras que, al fermentar, dan el peculiar sabor.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Bordón


En el s.XIII, en lo que hoy es el pueblo de Bordón (Teruel), un pastor encuentra la imagen de una virgen escondida entre una carrasca. Esta circunstancia hace que se construya allí una ermita y como toda zona señalada por el designio divino, los templarios del cercano Castellote vieron allí tema para su filosofía: edificaron en el s.XIV una iglesia gótica (la original de la actual) dedicada, lógicamente, a la Virgen de la Carrasca, que ya tiene elementos de los s.XVII-XVIII. Es una nave dividida en seis tramos por arcos fajones, con cubierta de bóveda de cañón y capillas laterales con cupulines con linterna salvo una, la más bella: dedicada a Santa Lucía, con bóveda de crucería de nervios, capiteles con relieves historiados, un pantocrator con la bola del mundo de piedra y un reloj de luna (los rayos se proyectan sobre la pared). En otra capilla encontramos en el cruce del techo una cruz templaria.

Lo mejor de la iglesia es su decoración pictórica en techo y paredes, datada en 1719 y cuidadosamente restaurada. El ave fénix, el cancerbero, una Santa Cecilia tocando el órgano, cabezas de las que salen serpientes... Se cree que esta iglesia fue centro iniciático templario, ya que los soldados venían en peregrinación desde Castellote y en la cripta pasaban la noche únicamente vestidos con una túnica blanca.

Caminando por el pueblo encontramos un portal-pasadizo, posible resto de la antigua fortificacón. Un bordón es un callado o bastón alto que acompaña a los peregrinos en su viaje.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Molinos



El barranco de San Nicolás, con su impresionante salto de agua, da personalidad única a Molinos (Teruel). La naturaleza se integra en la vida cotidiana de la población. En un alto tienen una alcazaba (o también llamado castillo calatravo) del s.IX y un torreón de defensa del s.XII. Al lado de ello, una torre campanario del s.XIX (foto), separada de la iglesia de Ntra. Sra. de las Nieves del s.XV, con dos portadas en estilo gótico flamígero (una da a la plaza y otra al ayuntamiento). Su interior es una nave única separada en tres tramos. Unos oportunos óculos iluminan el interior. Cerca está la Casa del Concejo, del s.XVI.

Pero lo más interesante de Molinos, fuera ya del casco urbano, está en las Grutas de Cristal, un fenómeno natural descubierto en 1961 en las entrañas de la tierra que se compone de una serie de estalactitas, estalagmitas y estalactitas excéntricas (de crecimiento vertical), constituyendo un paisaje de formas y colores verdaderamente mágico. Paredes, techos y suelos son el marco de unas formaciones artísticas muy singulares.              

viernes, 7 de noviembre de 2014

Castellote


Castellote (Teruel) se encuentra en medio de un relieve abrupto que, gracias a la erupción fluvial, ha creado un paisaje de profundos y angostos tajos con vegetación de carrascas, pinos y sabinas. Desde lejos se divisa el castillo, con la torre del homenaje y numerosas estancias reformadas en la época de los carlistas. La iglesia de San Miguel es gótica del s.XV, con una bella portada en la que destaca su rosetón. En las calles hay una interesante arquitectura popular (su ayuntamiento está sobre una lonja de arquerías de sillería) y es muy curiosa una fuente de esculturas góticas con la presencia de unos enigmáticos lagartos. También hay palacios y casas nobles. Llama la atención su Torreón Templario, formado de cuatro plantas (museo del Temple) que hasta 1950 fue utilizado como cárcel (integradas las huellas de los presos a la visita). Como torre Albarrana (independiente de la muralla y adelantada a las puertas), ha tenido caracter de vigilancia militar. Al lado, la ermita de la Virgen del Agua.

En Castellote se puede comer muy bien en el restaurante El Batán (revuelto de trigueros con champiñón y longaniza; albóndigas con pimiento, berenjena y tomate y, de postre, un extraordinario flan de galleta y toffee).

domingo, 2 de noviembre de 2014

Mirambel


Mirambel se encuentra en pleno Maestrazgo, al este de la provincia de Teruel. Su casco urbano se encuentra amurallado y la entrada por el arco que sostiene el convento de las monjas agustinas (con sus celosías de yeso en la balconada por el interior) es introducirte en un viaje sin retorno a plena Edad Media. Además de éste, el Portal de las Monjas, hay otros cuatro accesos a la villa. La iglesia de Santa Margarita es barroca y su portada del s.XVII, con arco de medio punto y columnas que sostienen un frontón. El edificio sufrió un terrible incendio en la primera guerra carlista de 1837. La casa consistorial es del s.XVII y tiene arcos de sillería a la manera de las lonjas aragonesas. La casa Aliaga y la Castellot se encuentran en la misma plazoleta y son dos espléndidos palacios renacentistas. El castillo es del s.XIII aunque ha tenido diferentes reformas y usos y hoy día solo se conservan paredes y muros. La huella templaria ha quedado en numerosas piedras a nada que te fijes.

En el Hostal Guimerá nos sirvieron de cena unas perdices templadas y una cuajada casera de las de rebañar el recipiente. Además, la habitación tenía una terracita que daba a la torre de la iglesia iluminada, a los huertos y a la noche estrellada. Pío Baroja inmortalizó el lugar con su obra "La Venta de Mirambel".

domingo, 26 de octubre de 2014

La Iglesuela del Cid


En esta antigua villa amurallada se detuvo el Cid en su viaje hacia Valencia, acontecimiento histórico que marcó al lugar y le dio nombre. La Iglesuela del Cid (Teruel), fue posesión templaria en la Edad Media y escenario en la primera guerra calista. Se entra por el Portal de San Pablo (acceso de la desaparecida muralla) a la parte monumental, con sus casas palaciegas y mansiones del s.XVI. La Torre del Nublo es la antigua torre del castillo templario, fue construída en el s.XIII y es de planta cuadrada y ventanas góticas germinadas (hoy día son dependencias municipales). Emparedada a ella está el ayuntamiento con ventanales góticos y una lonja en la planta baja con tres arcos ojivales y, al lado,  la iglesia de la Purificación (plateresca del s.XVII, sobre una antigua gótica). Su portada (foto) tiene arco de medio punto de dovelas decoradas enmarcadas por columnas estriadas adosadas. La torre es de tres cuerpos cuadrados y, el último, es octogonal.

Además de los monumentos, lo mejor de La Iglesuela, son sus tiendas. En Jamones y Cecinas R.Domingo, venden el jamón curado "El Morrón" con denominación de origen. Está elaborado en secaderos propios cuidando cada uno de sus pasos de evolución.

sábado, 25 de octubre de 2014

Cantavieja


Cantavieja (Teruel) es una población que define la personalidad de lo que es el alma del Maestrazgo. Localizada en el resguardo de un promontorio rocoso ha sido históricamente plaza de lucha en contiendas. En la Edad Media fue habitada por la Orden del Temple y por la del Hospital de San Juan y en el s.XIX albergó el cuartel general de Ramón Cabrera (que era de aquí y le llamaban el Tigre del Maestrazgo). Por eso se visita el Museo de las Guerras Carlistas, donde te explican las etapas y los movimientos de tropas de estos episodios épicos. La llamada Plaza de Cristo Rey es la plaza mayor porticada por tres lados, donde se asoman la iglesia de la Asunción (s.XVIII), de aires barrocos y con una torre del siglo anterior; el ayuntamiento (foto), con estructuras de sillar y mampostería de periodos medievales y con un salón de techo con artesonado de madera y, en el tercer ángulo la llamada casa del Bayle. El castillo y la población fueron conquistados a los musulmanes por el rey Alfonso II de Aragón en 1169.

En Cantavieja está también la iglesia de San Miguel, de principios del s.XV, construída en estilo gótico por el comendador Gonzalo de Funes, con su tumba de alabrastro en la cabecera. La fachada tiene un atrio con tres arcos apuntados apoyados en columnas octogonales. En el paseo por el pueblo también se llega hasta una nevera medieval y un mirador llamado El Portillo. Para comer aquí, sin duda el Hotel Balfagón, donde se puede degustar un exquisito solomillo de cabra montesa con manzana asada y puré de castañas.

viernes, 24 de octubre de 2014

Alcalá de la Selva


Este pueblo de Teruel tiene nombre y apellido. Alcalá (fortín árabe) y De la Selva (donación a los monjes de un monasterio francés de Selva Mayor). Un castillo trapezoidal muy deteriorado por la historia pero muy restaurado hoy día es la estampa que se divisa al llegar. En el s.XIV la familia Fernández de Heredia edificó su fortaleza sobre lo que fue un castillo musulmán. Queda en pie la torre del homenaje y algún lienzo de muralla. La iglesia de San Simón y San Judas tiene una bellísima portada manierista, donde también se observa el escudo de la familia rica de la villa: los condes de Fuentes. Fue construída en el s.XVII y destaca la torre por su altura y su perspectiva. La portada tiene tres cuerpos: un arco de entrada enmarcado en columnas rematadas por frontones, cinco hornacinas acabadas en forma de concha y otra en el nivel superior con la imagen de Dios Padre.

Alcalá de Selva está rodeado de montañas y de un paisaje espectacular. Sus casas solariegas están colocadas en graderío sobre el valle del río Alcalá. Sus blancas callejuelas atestiguan la presencia de cristianos, judíos y moros en épocas pasadas. Muy cerca se encuentra la estación de esquí de Valdelinares.

lunes, 20 de octubre de 2014

Museo Numantino


En los museos provinciales de Castilla y León, el único que tiene el nombre distinto a su ámbito es el de Soria: aquí se llama Museo Numantino, justo el nombre con el que se abrió en 1919 (inaugurado por Alfonso XIII), en plena época de fascinación por los descubrimientos del yacimiento celtíbero. A finales de los 80 se construyó la parte de atrás que dio altura y profundidad al local. Consta de tres plantas: en las salas inferiores se encuentra una historia del arte de la provincia (desde el paleolítico hasta la edad moderna), en la primera planta se explican los yacimientos de Ambrona y Tiermes y el arte celtíbero en general, y en el espacio de la segunda planta ocupa protagonismo la zona arqueológica de Numancia.
Una escultura del dios Saturno del s.I, fíbulas celtibéricas de caracter ornamental, una dovela con crismón de la época románica, una jarra trilobulada decorada con guerreros, una pelvis de elefante prehistórico, una placa grabada con animales del paleolítico y una patena de bronce visigoda, entre las múltiples maravillas que allí se enseñan.

El Museo Numantino se encuentra en pleno centro de la ciudad, justo en el renovado Paseo del Espolón, a un paso de la Dehesa y del Collado.

martes, 7 de octubre de 2014

Covarrubias


Covarrubias (Burgos) se encuentra en el margen del río Arlanza. Tiene calles empedradas, casas encaladas con armazones de vigas de madera, palacetes nobiliarios, arcos medievales y un indiscutible encanto de pueblo tranquilo. La colegiata es del s.XV y tiene un museo de piezas religiosas. El torreón de Fernán González (s.X) fue construído como parte del sistema defensivo de la villa, complementando a las murallas que en algunos tramos todavía se pueden apreciar. La casa de Doña Sancha -esposa de Fernán González- (foto, primer plano de la derecha) es la más antigua de la localidad, del s.XV. Un rollo jurisdiccional del s.XVI señala el lugar donde se impartía justicia. La Puerta del Archivo del Adelantamiento de Castilla, de esa época, es una entrada a la villa.

En el Restaurante de Galo se pueden degustar unas exquisitas habitas con mollejas para pasar a continuación al delicioso cordero asado con ensalada, indiscutible especialidad de estas tierras burgalesas. En Covarrubias hay una estatua en bronce de la Princesa Cristina de Noruega, que se casó con el infante Felipe, hermano de Alfonso X, y que está enterrada en la colegiata de aquí porque su marido antes de esposo fue abad del lugar.

domingo, 5 de octubre de 2014

Salas de los Infantes


La leyenda dice que las cabezas de los siete infantes de Lara están en una urna en la iglesia de Santa María. Salas de los Infantes (Burgos) fue una de las primeras fundaciones de Castilla y siendo como fue para los romanos un importante nudo de comunicaciones, en la época de la Mesta (organización de la trashumancia ganadera en época medieval) vivió un tiempo de esplendor. La iglesia se levanta sobre una antigua necrópolis, de la que pueden verse tumbas en los alrededores. En el barrio de la iglesia abundan casas con fachadas de piedra y chimeneas cónicas. Tienen un museo especializado en paleontología (hay huellas de dinosaurios en la zona y una réplica de un iguanadou) y la bella ermita de Santa Cecilia del s.XV, a cuyas puertas se ha reconstruído un arco procedente de Mazariegos.

A las afueras de Salas están los los eremitorios de Peña Rota, toda una serie de cuevas-vivienda esculpidas en las rocas. Es un auténtico monasterio medieval del s.X, donde los monjes se retiraban para llevar una vida de oración y penitencia.

Los siete infantes de Lara, hijos de Gustavo Gustioz, señor de Lara, fueron decapitados  en una emboscada ante tropas musulmanas por orden de su tío Ruy Velázquez como venganza por un enfrenteamiento familiar, allá por el año 990. La secuencia en la que Almanzor muestra al padre las cabezas de los hijos es uno de los episodios más trágicos de los cantares épicos castellanos. Pero todo traición tiene su recompensa: Mudarra, el hijo bastardo del señor de Lara (nacido de su unión en cautiverio con la hermana de Almanzor), hace justicia a la muerte de sus hermanos matando a Ruy.

sábado, 4 de octubre de 2014

Peñaranda de Duero


Todo en Peñaranda de Duero se enmarca en un conjunto amable de disfrutar: su castillo en lo alto, su plaza con iglesia y palacio, sus casas de arquitectura popular, sus callejuelas con casas nobiliarias, su rollo jurisdiccional, sus huertos y sus conventos. El castillo (s.X) es de la época en que árabes y cristianos se enfrentaban por la frontera del Duero, de allí partían las murallas, de las queda muy poco, quizá lo más interesante sea la llamada Puerta de las Monjas. La iglesia de Santa Ana (s.XVI) fue colegiata y delante de su fachada barroca hay seis columnas de mármol traídas desde Nápoles. Frente a la iglesia y, de la misma época, está el Palacio de los Condes de Miranda (o de Avellaneda), con el escudo de los Zúñiga en su portada (el V conde de Miranda fue virrey de Nápoles). En Peñaranda se encuentra la botica más antigua de España (s.XVIII) y se baila la jota peñarandina, en la que las mozas mueven con gracia sus sayas rojas.

En el monasterio de las Madres Franciscanas Concepcionistas, que comenzó a edificarse en 1528 bajo expensas de los Condes de Miranda y cuya primera abadesa fue Sor Ana de Zúñiga Avellaneda, puede visitarse en sus dos claustros (el de abajo y el de arriba) una exposición sobre el tema de la Eucaristía con objetos religiosos y personales de la historia de la comunidad, todo un lujo en un lugar de clausura que se abre excepcionalmente al mundo.

viernes, 3 de octubre de 2014

Clunia


Ciudad romana con una extensión de 130 hectáreas y en la que se calcula que vivieron 40.000 personas, fue capital de la provincia Tarraconensis, cruce de caminos en las rutas del imperio, tuvo vida esplendorosa hasta el s.III y ya menos en el V. Su teatro debió tener hasta 8.500 asientos (graderío tallado en roca). Se observan los restos de las tiendas del mercado, el arranque de la basílica (desde la que se impartía la justicia), el foro, las termas y los restos de un templo que se cree estuvo dedicado a Júpiter. En algunas casas se han encontrado maravillosos mosaicos que gracias a la restauración se pueden admirar hoy. De Clunia salió para Roma Galba, gobernador de la Hispania romana. Su Legión aquí fundada le acompañó hasta la capital del imperio, donde llegó ya como emperador.

Clunia fue antes ciudad celtibérica (tribus arévacas repartidas por lugares altos). Clunia pertenece al término municipal de Peñalba de Castro (Burgos).

jueves, 2 de octubre de 2014

Santo Domingo de Silos


Todo en Santo Domingo de Silos gira entorno a su famoso monasterio, una de las joyas románicas de España. Allá por el s.XI se edifican las estancias y el claustro, que en su piso inferior tiene 64 capiteles con todo un muestrario de geometrías y personajes. Es un cuadrángulo ligeramente irregular, tiene dos pisos de galerías y en las esquinas de los arcos están las llamadas estaciones (ocho maravillosos relieves: La duda de Santo Tomás, El descendimiento de Cristo de la cruz, Pentecostés con el dedo de Dios bendiciendo, La coronación de la Virgen, etc.). En el techo del claustro, un artesonado mudéjar del s.XIV. Se visita un museo con objetos religiosos y la botica, que data de 1705 y tiene botes de cerámica de Talavera y libros con fórmulas farmaceúticas. Escuchar una misa en la iglesia con los monjes interpretando cantos gregorianos es toda una deliciosa experiencia.

En la Posada Villa de Silos, puedes degustar raciones de morcilla, ensaladilla rusa y alcachofas con jamón. Pasear por Santo Domingo con sus tranquilas y románticas calles y plazoletas es un placer para los sentidos.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Caleruega


Caleruega (Burgos) es donde nació Santo Domingo de Guzmán (1170-1221), fundador de los dominicos e inventor del rosario. Se visita el Monasterio de Santo Domingo, del s.XIII, con un hermoso claustro, un museo de arte religioso y el Torreón de los Guzmanes, torre defensiva del s.X, en plena Reconquista, desde donde se vigilaba la llegada de los enemigos. Alfonso X el Sabio otorgó una serie de privilegios a Caleruega, fundando el convento de monjas en 1266, trasladando a las que había en San Esteban de Gormaz (Soria). El sepulcro de su hija Leonor está en este monasterio. Ni que decir tiene que las monjas dominicas venden unas exquisitas pastas. Pegada al monasterio está la iglesia renacentista de Santo Domingo, que tiene un hermoso retablo explicando la vida del santo. Abajo tienen un pozo, más o menos donde estaba la casa donde nació Domingo, de ahí que beber de ese agua trae suerte. También está la tumba del Padre Carro, que fue el que dio vida al convento de los frailes dominicos en los años 50 del s.XX (al lado del monasterio). Así pues, dos conventos y una iglesia dan una estupenda imagen de paz y serenidad en medio del pueblo.

En El Prado de Las Merinas puedes comer una deliciosa ensalada de queso de cabra, un solomillo de novillo con setas salteadas, un postre de yogur y vino ribera Balbás por 35 euros.

martes, 30 de septiembre de 2014

Aranda de Duero


Aranda de Duero, capital de la Ribera del Duero burgalesa, es una encantadora población de unos 33.000 habitantes que tiene dos joyas: la iglesia de Santa María la Real (s.XV-XVI) con su portada gótico-isabelina de Simón de Colonia (foto) que es un auténtico retablo en piedra, y la iglesia de San Juan Bautista (gótica, con la bella capilla de laa Calderonas). En Aranda están el Museo de Cerámica (gratis, con una chica encantadora que te lo explica), el Museo de Juegos Tradicionales y la Casa de las Bolas, un palacete que alberga una colección particular de cuadros. A las afueras están el Humilladero y la ermita de la Virgen de las Viñas (patrona de la ciudad).

En Aranda hay que disfrutar de los asadores de leña y una opción es la Casa Rafael Corrales (abierta desde 1902): te ofrecen un menú de lechazo asado, ensalada, botella de ribera de Nova de Roa, torta de Aranda y flan de queso por 32 euros. Antes puedes tomar un aperitivo en El Lagar de Isilla, que tiene unas bodegas subterráneas espectaculares. En La Perla ponen muy rica la morcilla.

A pocos kilómetros, en Sinovas, se encuentra la iglesia de San Nicolás de Bari, con retablo barroco y artesonado mudéjar. Hasta el 10 de noviembre Aranda acoge la edición de este año de Las Edades del Hombre (arte religioso de Castilla y León).

martes, 26 de agosto de 2014

Interior día


Construída a finales del s.XII, la iglesia de San Juan de Rabanera de Soria es una de las joyas del románico con que cuenta la ciudad. Tiene planta de cruz latina y cabecera con amplio presbiterio y ábside semicircular con tres ventanas de gran tamaño que irradian luz al interior. Los arcos son muy apuntados y en la zona del altar soportan una bóveda gallonada (nervaduras de medio punto que recuerdan los gajos de una naranja). En la zona del presbiterio los arcos son de medio cañón. Los de la nave son ya reformas de siglos posteriores. Toda la construcción es de finales del románico y las formas ya apuntan a un gótico con toques orientales.

Se da la cirunstancia de que en 1908 se cambia la puerta de esta iglesia (estaba originalmente entrando a la derecha de como se entra ahora) y se coloca la portada de la de San Nicolás, cuyas ruinas actualmente han sido consolidadas. La puerta primera (ahora tapiada) tiene cuatro arquivoltas con temas florales, tanto el tímpano como en los capiteles. El Cristo románico que preside la iglesia es conocido como del Olvido y procede del monasterio templario de San Polo, cuya leyenda habla de que unos prisioneros cristianos lo habían dibujado en la pared de un granero donde los tenían presos los árabes y con el tiempo se convirtió en una imagen igual al dibujo y que no permitía que el almacén estuviese vacío.

En la repoblación medieval de la ciudad de Soria, la iglesia de San Juan fue construída y sufragada por los vecinos del pueblo de Rabanera.

domingo, 24 de agosto de 2014

Peñaranda de Bracamonte


Peñaranda de Bracamonte se encuentra en el sureste de la provincia de Salamanca y un paseo por sus tres plazas seguidas nos permite darnos una idea de su agradable patrimonio artístico. En la plaza de Agustín Martínez Soler están la Fuente de los Cuatro Caños (s.XVIII) y la iglesia de San Miguel Arcángel (s.XV y posteriores) destruída por un incendio en 1971 y reconstruído su interior y el cimborrio. Su fachada es de piedra granítica de sillería, excepto la torre que es de ladrillo visto. En la plaza de la Constitución se pueden observar edificios con miradores y soportales en su planta baja, además del ayuntamiento que es del s.XVII con fachada de ladrillo y pórtico con cuatro arcos con pilares de granito. En la plaza de España destaca su Templete (conocido como quiosco de la música, originario de 1924 pero reformado en 1988).

El personaje más ilustre de Peñaranda es Gaspar de Bracamonte Guzmán y Pacheco de Mendoza, III conde consorte de Peñaranda al casarse con su sobrina María, hija de su hermano Baltasar, que era el II conde. Gaspar fue virrey de Nápoles y ministro de Felipe IV en asuntos diplomáticos de Alemania. También de aquí era el editor y mecenas cultural Germán Sánchez Ruipérez y por eso tiene la sede de su fundación.

En el bar La Posada te puedes tomar una caña y te ofrecen una tapa de farinato, que es un embutido que se unta en una rebanada de pan. Ni que decir tiene que las carnicerías y charcuterías de Peñaranda son también patrimonio artístico.

sábado, 23 de agosto de 2014

Zamora


La catedral de Zamora (foto), en la parte más alta de la ciudad, es una construcción del s.XII con múltiples reformas posteriores. Su elemento exterior más llamativo es el cimborrio (elemento arquitectónico con ventanas que da luz al crucero del interior). La torre-campanario es del XIII, mide 50 metros de altura y ha tenido históricamente carácter defensivo. Dentro hay tres naves con cuatro tramos y una espectacular cúpula en la que se observan las ventanas del cimborrio. El claustro es del XVI y lleva al Museo Catedralicio donde además de arte religioso se encuentran unos espectaculares tapices flamencos del s.XV donde se narra la guerra de Troya. La iglesia de la Magdalena y la de Santiago del Burgo son otras visitas obligadas.

En la Plaza Mayor están el ayuntamiento nuevo y el viejo y, en la Plaza de Viriato, una escultura recuerda al héroe de las luchas contra los romanos en el s.II a.C. El Museo de Zamora (aprovechando parte del Palacio del Cordón, del s.XVI), el Puente de Piedra, la muralla y sus puertas y las ruinas del castillo (originario del 890) son entornos muy agradables de recorrer.

En los alrededores de la calle de Santa Clara, tres templos imprescindibles: El Lobo (pinchos morunos, los que pican y los que no), Caballero (patatas mixtas -salsa brava y ali-oli-) y Bambú (perdices -sardinas rebozadas- y tiberios -mejillones en salsa picante-).

jueves, 21 de agosto de 2014

Momentos y personas


San Antonio, San Juan y San Pedro. Los santos populares portugueses cuyas fiestas tuvimos la suerte de percibir de alguna manera en los olores, los sabores, los colores y las conversaciones de la gente de la calle en nuestra visita al país del bacalao y de la ternera, del vino verde y del oporto, de las tartas de galleta y de los postres de huevo. Portugal del imperio romano y de las iglesias barrocas. De las cuestas de Oporto y de la ciudadela de la fortaleza de Braganza. De los campos de viñas al lado del Duero y de los grabados de animales en las rocas del valle del Côa. Portugal de los castillos medievales y de los museos de pintura y escultura. Los cafés y las cervezas. Las aceitunas y la mantequilla. La escalera de madera de la librería Lello y los retablos dorados de la iglesia de San Francisco de Guimaraes. Las guirnaldas de las calles comerciales de Viana do Castelo y el mercadillo al lado del río en Amarante.

"El valor de los sentimientos no depende del tiempo que duran, sino de la intensidad con que ocurren. Por eso hay momentos irrepetibles y personas inolvidables".
Fernando Pessoa.

Momento: En Vila Nova de Gaia, frente a Oporto, al lado del Duero, empiezan a desfilar grupos de vecinos de los pueblos de alrededor llevando en sus ropas, en sus adornos, en sus canciones y en su manera de moverse al son de la música, una alegría natural que no habíamos visto en mucho tiempo. Persona: La chica que nos llevó en el jeep a la Canada do Inferno a descubrir los grabados del paleolítico tenía una profesionalidad, un entusiasmo, una sencillez y un encanto sincero que nos dimos cuenta que ese viaje dentro del viaje había sido un auténtico regalo.

martes, 19 de agosto de 2014

Vila Nova de Foz Côa


En nuestro viaje por las cinco provincias del norte de Portugal hicimos un pequeño epílogo (nos pillaba de regreso) entrando en la sexta: Guarda. Allí nos esperaba el Sitio de Arte Rupestre Prehistórico del Valle del Côa, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1998. De esta forma, visitamos la ciudad de Vila Nova de Foz Côa: una Catedral del s.XVI con una fachada manuelina de granito (foto) con arquivoltas y escudos y decoración vegetal coronada por tres campanas. En el interior, tres naves con techo de madera pintada sostenido por columnas con capiteles tallados. En la plaza de la Catedral, el Ayuntamiento y un pelourinho (picota), símbolo del poder de la justicia muy habitual en otras ciudades portuguesas. La Rua da Varanda tiene pared que era la antigua muralla medieval. Una señora nos abrió la puerta de una capilla donde estaba la imagen del Senhor dos Passos. Vila Nova de Foz Côa es una ciudad rica en almendros, olivos y viñas. En el restaurante AldeiaDouro degustamos un exquisito bacalao con miga de pan sobre puré de patata y garbanzos en aceite de ajo confitado, acompañado de un Palato de Côa, vino blanco Douro.

A las afueras, el impresionante Museo de Côa inaugurado en 2010 (en las confluencias de los ríos Côa y Duero), con seis salas que explican un arte de hace 25.000 años: dibujos en las superficies verticales de las rocas a lo largo del valle del Còa usando la técnica del grabado. Generalmente figuras de animales de unos 40 centímetros con técnicas de punteado o de rayado de la época del paleolítico y de la edad de hierro, obras que se pueden visitar con guía concertando previamente la excursión. Nosotros visitamos Canada do Inferno, una impresionante galería de arte al aire libre.

sábado, 16 de agosto de 2014

Vila Real


Unos días después de San Juan, los tilos de Vila Real desprendían un olor perfumado. Esa fue la primera impresión que nos causó nuestra entrada a esta ciudad que tiene tres edificios religiosos de interés: la Catedral (de estilo gótico tardío, con reformas desde su iglesia inicial de los dominicos del s.XV), la Capilla Nueva (conocida también como Clérigos) y la iglesia de San Pedro. Dos museos contribuyen a que te vayas de allí con una idea de donde has estado: el Museo de Vila Velha (con piezas arqueológicas y, en esos momentos, con una exposición de pintura de Nadir Afonso) y el Museo de Numismática (con una amplísima colección de monedas). En Casa Lapao puedes probar los deliciosos dulces de allí: nosotros nos decidimos por las tigelinhas de laranja, aunque la chica que nos atendió tuvo la gentileza de darnos a probar las cristas de galo. En Terra de Montanha te sientan para cenar dentro de unas cubas enormes de vino. Un salpicao (fiambre), un bacalao de la casa (presentado en un cuenco, desmenuzado y oculto bajo una cumbre de puré de patata) y unos papos de anjo (dulce almibarado de huevo), con un vino Esteva (Douro), sale por unos 21 euros.

A 2 km. se en cuentra la fascinante mansión Casa de Mateus, construcción barroca del s.XVIII, mandada edificar por António José Botelho Mourao y que sustituía a una anterior y donde te enseñan la casa, la capilla, los jardines y la bodega. En Casa Conde, al otro lado de la carretera, nos prepararon una deliciosa ternera a la que acompañamos con una botella de vino Mateus, rosado, burbujeante, fresco y afrutado (como no podía ser de otra forma).

viernes, 15 de agosto de 2014

Amarante


A principios del s.XIII el dominico Gonzalo después de viajar por Roma y Tierra Santa, se establece en un convento a las orillas del Támega después de echar a su sobrino con el que no se llevaba bien. Dedica su vida a la oración y a los pobres y en 1540 el rey Juan III funda el espectacular monasterio de San Gonzalo, con dos fachadas renacentistas y una barroca, y con las esculturas de los reyes de Portugal a modo de escaparate. Un claustro y la capillita donde está enterrado el santo completan la visita. El puente que cruza el río también lleva el nombre de San Gonzalo (símbolo de resistencia del general Silveira a las tropas napoleónicas en 1809)). Al lado, el Museo Municipal Amadeo de Souza-Cardoso (pintor precursor de las vanguardias del s.XX, desafortunadamente fallecido a los 30 años), completa un conjunto muy agradable de recorrer, ya que son las propias dependencias del monasterio, incluído el segundo claustro.

En Quelha puedes pedirte un bife de ternera, un dulce de calabaza y un vino verde por 10 euros. La iglesia de San Domingos (barroca del s.XVIII con decoración de tallas doradas) y el Solar de Magalhâes (palacio señoral del s.XVI destruído por los dichosos franceses y conservado como tal) completan el paseo por esta encantadora ciudad, de la que no puedes marcharte sin entrar a la Confitería Do Ponte y pedir lérias y foguetes y los dulces en forma de pene que, para no alterar las conciencias, están dedicados al famoso san Gonzalo.



lunes, 11 de agosto de 2014

Viana do Castelo


Antes de entrar a Viana do Castelo, resulta muy agradable subir hasta el Monte de Santa Lucía para visitar el templo del Sagrado Corazón (s.XX) y contemplar desde allí las vistas de la ciudad. La catedral es del s.XV y tiene en su portada seis esculturas de apóstoles, presentando un aspecto macizo, con dos impresionantes torres a los lados. La Casa de los Nichos es de la misma época y tiene esculturas góticas en la fachada (funciona como museo arqueológico). La iglesia de la Misericordia (foto) es del s.XVI y tiene influencias italianas y flamencas en su fachada con varandas. Dentro son maravillosos los frescos del techo pintados por Manuel Gomes.

En Maria de Perre te ofrecen unos entrantes (pasteles de carne y croquetas de bacalao), una lubina (Viana mira al Atlántico), un vino verde Muralhas de Monçao y, de postre, una rabanada (una especie de torrija con frutos secos picados encima). Todo por 20 euros. La iglesia de San Domingo, del s.XVI, tiene unos bellos altares de talla dorada y el Fuerte o castillo de Sao Tiago de Barra fue edificado en tiempos del Manuel I (el de los elementos arquitectónicos manuelinos). No hay que irse de Viana sin entrar en la confitería Natário y pedir una bola de Berlim acompañada de una copita de Oporto.

domingo, 10 de agosto de 2014

Braga


En vísperas de San Juan, la ciudad de Braga se engalana de guirnaldas y farolillos además de colocar luces por la noche en la fachada de la Arcada, frente a la Plaza de la República (justo donde está el histórico Café Vianna, de 1858)). La antigua Bracara Augusta (fundada por Augusto en el año 16 a.C) de los romanos muestra orgullosa su esplendoroso pasado: las Termas Romanas (s.II), la Fuente del Ídolo (santuario rupestre del s.I) y todo lo que está dentro del Museo Diego de Sousa. La catedral es del s.XI (lo poco que queda) y con una visita guiada puedes ver una serie de capillas (la de San Geraldo tiene la tumba de un arzobispo), subir al coro y visitar el museo (donde ver los zapatos con tacón del citado arzobispo que era muy bajito).

Las calles de la ciudad se enmarcan en el Arco de la Porta Nova. Los Jardines de Santa Bárbara, detrás del antiguo Palacio Episcopal, es uno de los rincones más bucólicos. No hay que perderse una visita a Frigideiras do Cantinho, que es una casa de hojaldres de carne picada del s.XVIII, restaurada de tal forma que encontraron restos de un domus romano en su subsuelo, que se puede ver mientras comes. En Bem Me Quer tienes un exquisito cabrito al horno y en el postre, el suculento pudin Abade de Priscos. A 5 kilómetros de Braga está el santuario de Bom Jesus, que es una excursión agradable y con una gran escalinata para subir y bajar.

sábado, 9 de agosto de 2014

Guimaraes


En Guimaraes es donde nació Portugal, dicen allí. Y es que fue el lugar de donde procede Alfonso I, el primer rey de Portugal tras las batallas y el tratado de Zamora de 1143. La Plaza Largo de Oliveira (con su baldaquino gótico, frente a la iglesia de Ntra.Sra. de la Oliveira, antiguo monasterio); el Palacio de los Duques de Braganza (del s.XV, con sus colecciones de armas y muebles y sus majestuosos salones) y el Castillo son algunos de los rincones que hay que saborear de esta bella ciudad. En el Largo de Toural puedes sentarte en el Café Milenario para contemplar el paso de la gente y, luego, entrar al primer piso del restaurante Café Oriental y disfrutar de un bacalao acompañado de una botella de vino verde Melodia.

La iglesia de San Francisco (gótica, s.XV, con fabulosos retablos dorados y una sacristía con artesonado), el Museo Alberto Sampaio, el Museo Arqueológico Martins Sarmiento (con el bello claustro de la iglesia de Santo Domingo del s.XIV), y la Plataforma das Artes e Criatividade (arte contemporáneo incluyendo la colección del pintor José de Guimaraes) son algunos de los puntos de interés que no hay que perderse.

Desde 2001, el centro histórico de Guimaraes ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

viernes, 8 de agosto de 2014

Chaves


Nada más llegar a Chaves, lo primero que hicimos es entrar a una cafetería para probar sus deliciosos pasteis (hojaldre relleno de carne picada). Luego nos acercamos hasta su castillo, en cuya torre del homenaje (foto) tienen un encantador museo militar y, arriba del todo, unas vistas espectaculares de la ciudad. En la Plaza de Camoes se encuentran el ayuntamiento, la iglesia de Santa María (del s.XVI pero de origen románico) y, en un palacio, el Museo de la Región Flaviense, ya que el nombre romano de Chaves es Aquae Flaviae, cuyo origen se aprecia  en el fastuoso puente construído en la época de Trajano sobre las aguas del Támega. El fuerte de San Francisco (hoy hotel) es una fortaleza situada en lo alto de la ciudad. En Casa Costa tienen una zona al aire libre donde poder degustar un espectacular bacalao servido con patatas y ensalada.

Cruzando el puente llegas a la iglesia de San Juan de Dios, que tiene una bella portada barroca y una única nave de planta octogonal. Es un barrio de tiendas y plazoletas, de animada vida comercial. Chaves es históricamente ciudad de baños termales. Pero dio la casualidad de que tanto las termas romanas como el balneario, estaban cerrados por restauración.

jueves, 7 de agosto de 2014

Braganza


Nuestra ruta por el norte de Portugal en forma de C, entrando por Zamora y saliendo por Salamanca, nos deparó la primera sorpresa nada más pararnos: la fascinante ciudad de Braganza. Tiene Castillo (torre del homenaje de 33 metros de altura) con ciudadela (casas y calles conservando un aspecto medieval impecable), con un Domus Municipalis (edificio románico mitad cisterna y mitad sala de reuniones) y con una iglesia, llamada de Santa María, que tiene un delicioso techo pintado representando escenas de la Asunción de la Virgen. Braganza cuenta con la iglesia de San Vicente (la leyenda dice que fue donde se casaron en secreto el rey Pedro I y la noble Inés de Castro, pronto mandada asesinar) y con la iglesia de La Sé, antiguo convento de jesuítas (a la derecha de la foto).

Pero si algo llama la atención en Braganza es la cantidad de museos que tiene: 7 llegamos a visitar. El de Máscaras y Trajes, el Militar, el de Arte Contemporáneo Graça Morais, el Centro Ciencia Viva, la Casa de la Seda, el Abade de Baçal y el Centro de Fotografía Georges Dussaud (francés que inmortalizó la zona de Trás-os-Montes en maravillosas instantáneas). Para comer, desde luego el Solar Bragançano, que resulta ser una casa con habitaciones y jardín donde por 19 euros te sirven, por ejemplo, un caldo verde, una ternera a la mirandesa, un pudin del Abade de Baçal (sacerdote, arqueólogo e historiador local) y una estupenda botella de vino verde. 

miércoles, 6 de agosto de 2014

Vila Nova de Gaia


Lo mejor de Oporto es que, a nada que cruces el puente de Luis I, te encuentras con otra ciudad maravillosa para tu disfrute: Vila Nova de Gaia, que te ofrece entretenerte con su ambiente ribereño del Duero (bares y restaurantes) y algo estupendo: las vistas de Oporto desde enfrente. Aquí es donde están las famosas bodegas de vinos de oporto, ese destino que es inevitable conocer para tener que contar algo. Nosotros visitamos las bodegas de Ramos Pinto (fundada por Adriano Ramos Pinto en 1880). Por 5 euros te explican la historia de la bodega conociendo su museo, sus pasillos con toneles, te muestran un audiovisual y, finalmente, te ofrecen una copa de oporto blanco y otra de tinto. Las callejuelas en cuesta de Vila Nova te ofrecen un entorno simpático, pero posiblemente lo más bonito sea el Monasterio de la Sierra del Pilar, fundado en el s.XVI por los agustinos. La iglesia tiene una cúpula circular y, como quiera que está en lo alto de un monte, más bien parece una fortaleza militar: justo lo que es, ya que pertenece al Regimiento de Artillería y hay que pedir permiso a los militares para su visita (por otra parte permitida por formar parte del Patrimonio de la Humanidad). En la foto su delicioso claustro circular.


domingo, 3 de agosto de 2014

Sonidos y paisajes




"Como aquellas viejas casonas nuestras que, limpias de telarañas, hacen enrojecer de vergüenza a cualquier rascacielos de hormigón edificado a su lado, Oporto solo necesita que se le limpie el polvo para competir con cualquier otro lugar al que se le quiera comparar".

(Miguel Torga, Portugal, 1950)

La ciudad de las cuestas, de las casas forradas de azulejos, de los cafés y las librerías de hace un siglo, de las tiendas de alimentación donde parece que el tiempo se ha detenido, la ciudad que continuamente se mira al Duero, como dándole gracias de que esté ahí, es un festival de olores y sabores. De sonidos y paisajes. Sardinas asadas y golpes de martelinhos (martillo de plástico), francesinhas (sandwich de carne) y techos forrados en pan de oro, vidas de santos en blanco y azul a cuadraditos y un oporto con un dulce de convento, fuegos artificiales y puentes de hierro que se mueven al cruzar, tripas (callos con judías blancas) y aroma de manjericos (albahaca), la Casa da Música (2005) y la Casa do Infante (1354). La ciudad de las tabernas de la Ribeira y de los edificios elegantes de la Avenida de los Aliados. De museos de arte contemporáneo y de puertas viejas pintadas por artistas callejeros. Puerto y metrópoli, río y mar, arriba y abajo, Oporto es ciudad de mil caras y todas trasmiten encanto y gracia.




sábado, 2 de agosto de 2014

Capilla de las Almas


La Capilla de las Almas de Oporto es una de las sorpresas que te depara el paseo por la calle comercial de Santa Caterina, a la altura de Fernándes Tomás. Se trata de una iglesita neoclásica del s.XVIII pero decorada desde 1929 con 15.947 azulejos obra del ceramista Eduardo Leite y que representan en sus temas centrales nueve escenas de la vida y obras de los dos santos allí homenajeados: Santa Catalina y San Francisco. Santa Catalina de Alejandría, virgen egipcia de sangre real martirizada en el Monte Sinaí es la titular de la iglesia, y como quiera que también allí está la sede de la Venerable Hermandad de las Almas y Llagas de San Francisco, también hay tema que tratar.

Una vidriera de la fachada principal ilumina el interior, en cuyo retablo mayor destaca un cuadro de Joaquim Rafael que representa la Ascensión del Señor. En los alrededores de Santa Caterina abundan comercios antiguos, tiendas de otros tiempos, a raíz de la fuerza comercial que impone el fascinante Mercado del Bolháo. Tiendas de conservas y licores, cestas y semillas, legumbres y embutidos y, por supuesto, elegantes pastelerías (hay que entrar a la Confeitaria do Bolháo, fundada en 1896 en la calle Formosa, para sentarse en sus salones bellamente decorados con espejos y estucos coloreados).

viernes, 1 de agosto de 2014

Museo Soares dos Reis


El Museo Nacional de Soares dos Reis de Oporto (calle D.Manuel II) es el más importante de la ciudad y permite conocer através de sus cuadros y esculturas la historia y la sensibilidad artística de los grandes maestros portugueses. Es el museo más antiguo del país, ya que data de 1833, en la época de la confiscación de los bienes de los conventos, de hecho su primera sede fue el Convento de Santo Antonio da Cidade (hoy Biblioteca Pública Municipal). En 1942 se trasladan los fondos a este palacete de 1795 que tenía como dueños a la familia Moraes e Castro y que popularmente fue conocido como Palacio dos Carrancas y que en el s.XIX había sido Palacio Real por los importantes personajes que vivieron o pasaron por allí.

Cerámica, escultura, grabados, joyas, muebles, cristal y tejidos además de estupendos cuadros de Aurelia de Sousa, Henrique Pousao o Joao Antonio Correia componen la colección que aquí exhiben. Ya desde 1911, cuando estaba en la otra sede, el museo se llama Soares dos Reis en homenaje a su más ilustre artista.

Antonio Soares dos Reis (1847-1889) nació y murió en Vila Nova de Gaia, la ciudad que está al otro lado del Duero frente a Oporto. Es el escultor de los detalles minuciosos en las ropas y el cuerpo de los retratados. Autor de, por ejemplo, la estatua de D.Alfonso Henriques que se encuentra en Guimaraes. Con 42 años se pegó dos tiros en la cabeza en su taller de Vila Nova porque le era insoportable vivir. "Pido perdón a quien ofendí injustamente, pero no perdono a quien me hizo mal", dejó escrito en la pared. En el momento de su muerte estaba trabajando por encargo de la Asociación Comercial de Oporto en el busto de Fontes Pereira de Melo (foto) importante político de Obras Públicas e impulsor del ferrocarril, el telégrafo y las carreteras en Portugal.

domingo, 27 de julio de 2014

Fundación Serralves


Un poco retirado del casco histórico, en encuentra en Oporto la Fundación Serralves, un museo de arte contemporáneo rodeado de un inmenso jardín que supone una bocanada de frescura cultural y paisajística que no hay que perderse. El edificio del museo es obra de Álvaro Siza Vieira y fue inaugurado en 1999. Tiene arte de distintas tendencias sin olvidarse de los audiovisuales y las performances. El parque tiene 18 hectáreas y te lleva a la llamada Casa Rosada, capricho art déco de los años 30 del s.XX del segundo conde de Vizela, Carlos Alberto Cabral.

En la foto, Plantoir, de Claes Oldenburg (escultor estadounidense). Para ir a Serralves hay que coger el autobús, avenida Marechal Gomes da Costa hacia arriba, dejando a un lado la imponente Casa da Música, edificio diseñado por Rem Koolhas de 2005. En la plaza circular con zona ajardinada se encuentra el restaurante Rotundaboavista, donde te puedes volver loco con un plato de tripas à modo do Porto (callos), una de las delicias gastronómicas de la ciudad.

viernes, 25 de julio de 2014

Palacio de la Bolsa


Lo que llaman en Oporto el Palacio de la Bolsa, resulta ser la sede de la Asociación Comercial de Oporto -la Cámara de Comercio e Industria-, donde celebran sus actividades públicas y privadas. En 1842 se construye este edificio de estilo neoclásico  en las ruinas del monasterio de los franciscanos. Es obra del arquitecto Joaquim de Costa Lima y son dignos de ver el Patio de las Naciones, con cubierta metálica (que fue sede la bolsa de valores, de ahí el nombre del edificio) y el Salón Árabe (foto), obra de 1862 de Gustavo Gonçalves de Sousa, que tiene la apariencia de ser un delirio decorativo de aire morisco como si de un escenario del cuento de las Mil y una noches se tratara.

Desde sus escalinatas de acceso hay una hermosa vista de la Plaza del Infante Dom Henrique. Atravesándola, enseguida se llega a la Ribeira y al Puente de Dom Luis (inaugurado en 1886) por la que tranvía, vehículos y personas llegan rápido a Vila Nova de Gaia.

jueves, 24 de julio de 2014

Iglesia de San Francisco


Una de las iglesias más hermosas de Oporto es la de San Francisco. Está situada a mitad de camino de los barrios de la Ribeira y Miragaia. Los franciscanos comenzaron su templo en el s.XIII en estilo gótico y se terminó en el XIV. Tiene tres naves, la central es más alta y recibe luz por un magnífico rosetón y aberturas sobrepuestas a las naves laterales. En su interior brilla el revestimiento de pan de oro realizado en los s.XVII y XVIII. A la entrada hay una escultura de San Francisco de Asis en granito policromado del s.XIII y hacia la mitad a la izquierda la capilla con el retablo del Árbol de Jessé (con doce imágnes de los reyes de Judá). Enfrente de la iglesia se visita la Casa do Despacho (un museo con interesantes piezas religiosas) y las catacumbas, con esa atmósfera misteriosa de los lugares cargados de energía.

Cerca están el Mercado Ferreira Borges (de estructura metálica, ahora centro cultural) y la Casa do Infante, palacio de 1325 donde nació el famoso Enrique el Navegante, que tanta importancia tuvo en la época portuguesa de los descubrimientos. Y a un paso, el río Duero, con sus famosas tabernas donde tomar unas deliciosas sardinas con una botella de vino blanco.

miércoles, 23 de julio de 2014

Café Majestic



El Café Majestic de Oporto fue abierto en 1921, ideado por el arquitecto Joao Queiroz, está en la calle Santa Catarina, 112 -casi esquina Passos Manuel- y lanza a los cuatro vientos la idea de la belle époque del placer de la estética de los terciopelos, las maderas, las escayolas, los vidrios, los mármoles, los metales, los espejos, las lámparas y las esculturas de estuco.

En su inauguración se llamaba Elite, pero al año siguiente ya cambió de nombre. Entre sus primeros distinguidos clientes se encontraban el aviador Gago Coutinho y la actriz Beatriz Costa, que le dieron al lugar su glamour y su personalidad chic. Escritores como José Régio, Teixeira de Pascoaes y Leonardo Coimbra dieron aire intelectual al lugar. El pintor Julio Resende, autor del mural que podemos admirar en el túnel que lleva a la Ribeira y al puente de Luis I, también era un habitual. En el Majestic puedes pedir el sandwich más popular de Oporto: la francesinha (pan con filete de ternera, jamón y salchicha, envuelto en queso y bañado con una salsa caliente un poquito picante).

Queiroz también es autor del Cine Teatro Olimpia. Cerca de allí podemos conocer el maravilloso mercado del Bolhao (el corazón gastronómico de la ciudad), la Capilla de las Almas (s.XVIII, con espléndido revestimiento exterior de azulejos) y la Estación de San Benito (inaugurada en 1916).

lunes, 21 de julio de 2014

Librería Lello e Irmao


Entrar a la Librería Lello e Irmao (Rua das Carmelitas, 144) en Oporto, es sumergirse en un mundo mágico de cultura, libros, estanterías, pasillos, escaleras, rincones, cruces de cuerpos y miradas. Es un edificio neogótico construído en 1906 por el arquitecto Francisco Xavier Esteves, que tiene en su interior una hermosa escalera de madera para subir al segundo piso y, en el techo, una espectacular vidriera que proyecta luz natural en el interior del local. En 1894 José Lello y su hermano António compraron una librería que ya existía allí y la transformaron de arriba a abajo. El lema del local es "Decus in Labore" (dignidad en el trabajo), frase grabada en su espectacular techo de cristal. En las listas de las librerías más bellas del mundo, siempre aparece en las primeras posiciones.

Este curioso comercio modernista se encuentra situado en el popular barrio de los Clérigos, al lado de la espectacular torre barroca proyectada por Nasoni a mitad del s.XVIII.

miércoles, 9 de julio de 2014

Catedral de Oporto


La catedral de Oporto tiene su origen en el s.XII, de cuya época se conservan algunas partes románicas, pero a lo largo de los siglos ha sufrido importantes modificaciones góticas y barrocas (que es el estilo que predomina). Del s.XVIII es el llamado nártex (pórtico o atrio) que le diseñó el famoso arquitecto italiano Nasoni. Su maravilloso claustro del s. XIV tiene una bella escalera que conduce al piso superior donde hay unos apasionantes azulejos de escenas religiosas. En la Casa do Cabildo se pueden contemplar numerosas piezas de arte sacro. Con lo enormes que son sus dos torres, da la sensación de que estamos ante una gran fortaleza.

La catedral, llamada aquí Sé, está en un alto, por lo que las vistas desde allí son impresionantes. Delante de su fachada principal está la plaza con un pelourinho (cruz simbólica) y el edificio del Palacio Episcopal. Muy cerca está el interesante Museo Guerra Junqueiro, un edificio del s.XVIII dedicado al coleccionismo de obras de arte del escritor Abilio Manuel Guerra Junqueiro (1850-1953), poeta de la causa revolucionaria republicana.

domingo, 6 de julio de 2014

Noche de San Juan en Oporto


En Oporto, la noche de San Juan se celebra dando martillazos de plástico en la cabeza al primero que pasa a tu lado, mientras paseas por las calles de la ciudad rumbo a ninguna parte. Cualquier estudioso de antropología llegaría a interesantes conclusiones sobre lo que significa golpear con el "martelinho" a quien tu capricho elige.

Durante todo el mes de junio, las fiestas portuguesas empalman las celebraciones de sus tres santos más populares: San Antonio, San Juan y San Pedro. En la noche de San Juan los fuegos artificiales se reflejan en las aguas del Duero y la gente se apretuja en las dos riberas: la de Oporto y la de Vila Nova de Gaia. El Puente de Luis I se vuelve de fuego.  Sardinas asadas y pimientos se sirven a la hora de la cena, mientras alguna flor de ajo puerro puede llegar a tu nariz dirigida por una persona de extrañas intenciones. Los "manjericos" adornan las puertas de casas y locales (son plantas de albahaca, verdes, colocadas en macetas rojas, componiendo la bandera de Portugal). Verbenas populares, jarras de vino y pequeños globos de papel elevados al cielo por el aire caliente de una llama (acompañados de un deseo), crean el ambiente amable de una ciudad alegre y campechana toda engalanada de farolillos de colores.

sábado, 5 de julio de 2014

Oporto


El Duero de los Álamos Dorados sorianos termina su viaje entre la ciudad de Oporto y las bodegas de vino de enfrente, Vila Nova de Gaia, desde donde está tomada la foto. Ya no es un río alegre y despreocupado que pasea sereno por la meseta castellana y que riega las viñas de San Esteban de Gormaz. Ahora estamos hablando de un río navegable en barcos de cruceros y que sigue refrescando la tierra para producir el mundialmente famoso vino dulce para deleite de las mesas más sofisticadas. Oporto es una ciudad fascinante: iglesias, museos, librerías, tiendas, cafés, restaurantes, mercadillos y plazoletas que llenan la agenda del paseo diario. Y, vayas donde vayas, siempre acabas en la Ribeira, en la necesidad inmediata de asomarte al río. De cruzar el puente de Luis I y mirar la ciudad desde enfrente, como en un gran cuadro bien enmarcado. A nada que se te dispare la imaginación, en Oporto hay muchas cosas que hacer: pasear por la calle Santa Caterina y detenerte ante la deliciosa capilla de las Almas, forrada de azulejos; subir y bajar las escaleras de madera de la librería Lello e Irmao; pedirte una francesinha en el café Majestic; pasear por los jardines de la Fundación Serralves o buscar un hueco personal entre la arquitectura cuadrada de la Casa de Música.

El Norte de Portugal guarda más sorpresas: Braganza, Viana do Castelo, Braga o Vila Real nos abrieron las puertas de rincones inolvidables, donde se estaba muy a gusto tomando una copa de vino y escuchando el sonido de una agradable música lejana.

lunes, 9 de junio de 2014

El Maestrazgo


El Maestrazgo es una comarca situada al este de la provincia de Teruel (y que llega hasta el norte de la de Castellón) que ofrece unos paisajes montañosos llenos de encanto. La capital es Cantavieja. Tienen un museo de las Guerras Carlistas (homenajeando al famoso héroe local Ramón Cabrera), un ayuntamiento del s.XVI -con artesonado de madera- en una hermosa plaza porticada y una nevera medieval. En el restaurante del Hotel Balfagón puedes degustar un exquisito solomillo de cabra montesa con manzana asada y puré de castañas. En La Iglesuela del Cid, su iglesia y su ayuntamiento dan a parar a una plaza con típicos arcos aragoneses. Además venden unos jamones de primera categoría (El Morrón, con denominación de origen).

En Mirambel se entra por el Portal de las Monjas (foto) que tiene un hermoso balcón -ya por dentro- en el convento fundado por Felipe II. En la Fonda Guimerá puedes cenar una deliciosa perdiz al horno. El pueblo tiene multitud de casas señoriales (La Casa Castellot y la Casa Aliaga comparten plaza). En Bordón, la iglesia tiene unas pinturas en las paredes y techos que son de una auténtica belleza. La cruz templaria en una de las capillas certifica que aquello tuvo un pasado cuanto menos intenso. En Castellote se visita el Torreón Templario, al lado de una iglesia, que durante muchos años ejerció de cárcel. En Molinos hay restos de alcazaba, una iglesia con huellas cistercienses, judías e islámicas y, muy cerca, sus maravillosas Grutas de Cristal (estalactitas, estalagmitas y estelectitas excéntricas).

Este Aragón de jamón, templarios, cuevas y carlistas verdaderamente sorprende.

miércoles, 4 de junio de 2014

Rubielos de Mora


A 12 kilómetros de Mora de Rubielos, está Rubielos de Mora (tal cual), ambas poblaciones en la comarca turolense Gúdar-Javalambre. Casas solariegas y edificios nobles forman un conjunto histórico muy agradable de recorrer. Entras por el portal de San Antonio y te encuentras enseguida con su bello ayuntamiento renacentista que tiene un patio porticado muy sugerente. La calle San Antonio te lleva a la iglesia de Santa María la Mayor, que conserva un hermoso retablo gótico del s.XV dedicado a la vida de la Virgen. El portal del Carmen es una salida hacia las eras y al convento de las Agustinas.

Dos hijos del pueblo tienen museo propio: el escultor José Gonzalvo (1929-2010) en el Antiguo Convento de los Carmelitas Descalzos (su obra está repartida por todo Aragón y son fascinantes las decoraciones de las farolas de Rubielos) y el pintor Salvador Victoria (1928-1994) en el Antiguo Hospital de Gracia (sus cuadros son contemporáneos de Lucio Muñoz, Antonio Saura o Juan Genovés).

En Rubielos de Mora hay que comprar las famosas galletas "chicutas" (de chocolate y naranja) y comer en El Aljibe, donde tienen un completo menú de 5 platos (embutidos, ensalada, primer plato, segundo y postre). Las manitas de cerdo con salsa de almendras estaban exquisitas.

domingo, 25 de mayo de 2014

Mora de Rubielos


Como todo pueblo que se precie, lo que más destaca en Mora de Rubielos (Teruel) son su iglesia y su castillo. Allí está condensada toda la historia (buena y mala) que le ha ocurrido a la población.

La iglesia de Santa María es un templo gótico del s.XIV. Consta de una única nave (de 19 metros de ancha). Tiene una bella reja de forja del s.XVI. Hasta el s.XIX tuvo el rango de colegiata y durante la guerra civil española sufrió numerosos desperfectos, por lo que sus joyas artísticas son escasas, no así la monumentalidad del edificio. El castillo-palacio de los Fernández de Heredia se alza sobre una mole rocosa y lo que se ve ahora tiene su origen en el s.XIV. Tiene la doble condición de fortaleza (torreones, mazmorras, saeteras, troneras) y residencia (habitaciones entorno a un patio central). Ha sido cárcel hasta hace pocos años y ahora, restaurado y acondicionado (con mucho gusto) como museo etnológico, tiene un programa de actividades culturales para reconciliarlo con los lugareños.

La calle de las Parras tiene interesantes casas palaciegas y también queda un tramo de muralla desde la que se observa un paisaje espectacular. También hay varias puertas o portales de entrada a lo que fue ciudad medieval, destacando la bella plaza de las Monjas. En Fuenjamón te sirven un plato de quesucos de Teruel que está para chuparse los dedos. Nuestra visita coincidió con la noche de Las Hogueras (la madrugada del 2 de mayo), donde en la plaza de la Villa se enciende una enorme fogata mientras los vecinos cantan jotas y comen carne a la brasa (de esa misma fogata).