San Vicente de la Sonsierra

San Vicente de la Sonsierra

sábado, 31 de octubre de 2015

Jardín Botánico de Peradeniya


A 6 km. de Kandy se encuentra el Jardín Botánico de Peradeniya, 60 hectáreas de árboles y plantas para disfrute de la población en el mismo sitio donde antes se entretenía la monarquía. En el año 1371 el rey Wickramabahu III crea este mágico lugar, donde han vivido reyes cingaleses (Rajadhi Rajasinghe en el s.XVIII) hasta que los británicos se apoderaron del sitio en 1815. Tras los saqueos y destrucciones, en 1821 el botánico inglés Alexander Moon organiza y rehabilita los distintos ambientes con los que cuenta el parque. Abetos, palmeras, bambú, higueras, cacao, especias y una deliciosa colección de orquídeas pueden disfrutarse pacientemente en el paseo por estos terrenos próximos al río Mahaweli, donde se puede llegar hasta un encantador puente colgante.

Hay una zona donde distintas personalidades han plantado un árbol y también pudimos conocer a unos habitantes muy particulares: los murciélagos. Inmensas praderas y coquetos jardines con flores van apareciendo a medida que caminas.

martes, 27 de octubre de 2015

Kandy


Centro espiritual de Sri Lanka, hasta que el último rey de la dinatía Nayak, Wikrama Rajasinha, fuera derrotado por los británicos, Kandy fue reino independiente. Hoy día es un lugar de peregrinación budista, con multitudes que quieren estar cerca de la reliquia del Diente. El lago está en pleno centro de la ciudad y fue creado por su último rey. Sus calles conservan el esplendor de los edificios coloniales, como el Hotel Queens (foto). Mezquitas y templos hinduístas también aparecen a la vuelta de cualquier esquina. El conjunto de baile Kandy Lake Club nos ofreció un maravilloso espectáculo con músicas rituales de tambor y danzas que hacían alusión a la recolección en el campo, a la sanación de los males o a exorcizar a los poseídos por los demonios (incluyendo un paso del fuego con reminiscencias de la leyenda de Rama y Sita). El traje tradicional de Kandy, que lucen los bailarines en una actuación, consta de 64 adornos.

En The Bake House disfrutamos de un té acompañado de wattalappam, que es un exquisito pudin de leche de coco.

domingo, 25 de octubre de 2015

Templo del Diente de Buda


Cuenta la leyenda que alguien rescató un diente de Buda en la pira funeraria cuando el Maestro murió en la India en el año 483 a.C. En el s.IV, la reliquia pasó oculta en los cabellos de una princesa a Sri Lanka. Tras ser custodiada en las distintas capitales históricas, finalmente llegó a Kandy, donde ahora la guardan en una urna de oro en forma de pequeña dagoba en un templo de muros blancos y tejado de pizarra.

Es un edificio del s.XVIII, con añadidos en siglos siguientes, como el maravilloso salón de audiencias, con columnas talladas en madera que sostienen el techo. También es muy interesante la biblioteca, la estructura octogonal (foto) edificada por el rey Rajasinha para guardar su colección de manuscritos en hojas de palma. Varias veces al día abren la dependencia donde está la urna del diente y los peregrinos se agolpan para mostrar sus creencias. Una vez al año, la reliquia la sacan en procesión (a lomos de un elefante) en un colorido festival con bailarines y músicos.

Kandy fue el último reino cingalés que se resistió a los colonizadores europeos (en 1815), por lo que es un lugar con simbolismo patriótico y espiritual.

sábado, 24 de octubre de 2015

Matale


Cúrcuma, café, cacao, jengibre, cardamomo, nuez moscada, canela, vainilla... bienvenidos al mundo de las especias, esas plantas mágicas con propiedades curativas de las que Sri Lanka es el paraíso. Cerca de Matale se encuentra el Ranweli Spice Garden, que es un sitio donde te enseñan cómo crecen y se tratan estos tesoros de la naturaleza, luego te dan un masaje en la cabeza y en la espalda con delicados ungüentos y, finalmente, te abren las puertas de una tienda especializada en productos ayurvédicos (la medicina tradicional hindú) donde puedes hacer provisión de aceites para el dolor de las articulaciones o cremas de aloe vera para las rojezas de la piel.

Matale, estando como está en el centro del país, es una ciudad tránsito y un nudo de comunicaciones con tradición hinduísta. Allí se encuentra el espectacular templo Sri Muthumariamman Thevasthanam (foto), construído en 1852 y dedicado a la diosa Mariamman como ofrenda al escuchar los ruegos del gobernador de la zona, impidiendo que los monzones causaran daños en la población.

martes, 20 de octubre de 2015

Dambulla


A 160 metros de altura se encuentran las Cuevas de Dambulla, que son del s.I. a.C. y que presentan una colección de más de 150 budas de todos los estilos y tamaños, venerados desde entonces. Fue el rey Valagamba, que tras la derrota de Anuradhapura en el s.I (d.C.) encontró su refugio en este sitio sagrado y las dio a conocer (aunque se cree que ya tenían vida varios siglos antes). Enmarcadas en una estructura de color blanco a la manera de un soportal (de 1938), desde el fondo (que es la primera que visitamos), hasta la entrada, son estas cinco: la Cueva del Segundo Templo Nuevo (con un Buda reclinado de 10 m. de largo), la del Templo Occidental (con un Buda sentado y los dioses Visnú y Saman), la del Gran Templo Nuevo (el Buda reclinado mide 30 m. y son maravillosas las pinturas murales de los techos al estilo Kandy), la de los Grandes Reyes (la de la foto, con las estatutas de Valagamba y Nissankamalla y una vasija que recoge gotas de agua de lluvia; es la cueva más grande: 52 metros de longitud y 23 de ancha) y, finalmente, la Cueva del Señor de los Dioses (Buda reclinado de 14 metros). Entre la cuarta y la quinta, entramos a una capilla donde un señor nos puso una pulsera de hilos y nos bendijo con un cántico.

En el camino, una chica nos vendió un coco (de los de color naranja), cuya agua bebimos con una pajita dando buena cuenta, luego, de la suave carne blanca de su interior.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Sigiriya


Sigiriya es una roca enorme en cuya parte superior se encuentran las ruinas de lo que fue un palacio del s.V, según capricho del rey Kasyapa. Este rey había matado a su padre, Dhatusena (el del Buda de Aukana), y arrebató el título que le correspondía a su hermano, que huyó a la India y luego volvió con un ejército para reclamar sus derechos con la sorpresa de ver en un sitio tan inhóspito el lugar que debía recuperar. Después de los jardines, hay que escalar la roca: se sube por una escalera a las famosas Damas de Sigiriya, unos frescos del s.V que representan a mujeres en pareja o solas que, según una versión, son cortesanas y, según otra, diosas. También está el Muro de los Grafitis, donde desde tiempos inmemoriables la gente dejaba frases escritas. A medio camino está la Puerta del León, por las garras esculpidas que es lo único que queda de lo que debió ser un león entero

Tras la muerte de Kasyapa, que perdió en la batalla contra su hermano, fue durante varios siglos un monasterio. Al llegar a la cima hay murallas, cisternas, un trono real (en el que está prohibido sentarse) y los restos de paredes de los edificios.

La comida típica de Sri Lanka es el rice and curry. Consiste en una porción de arroz acompañada de varias cucharadas de distintos guisos a elegir: dhal (lentejas), pol sambol (coco rallado), verduras, mallung (hojas picadas), algo de pollo, cerdo o pescado en salsa, un toque de mango chutney (mermelada) y papadams (tiras de pan crujiente) para acompañar. Todo picante.

lunes, 12 de octubre de 2015

Polonnaruwa


En el año 1070 el rey cingalés Vijayabahu I derrotó a los Cholas (que habían conquistado Anuradhapura) y estableció la nueva capital en Polonnaruwa. Hasta el s.XIII esta ciudad conocería su Edad de Oro, sobre todo bajo el reinado de su nieto, Parakramabahu I. Una estatua de piedra de éste, esculpida en una roca, es objeto de veneración y respeto hoy día. En Polonnnaruwa se visitan las ruinas de la Biblioteca, la Sala de Audiencias, la Piscina Real (con surtidores de agua en forma de cabeza de cocodrilos), el Palacio de Vijayabahu (que tuvo siete pisos y actualmente se conservan dos), el Shiva Dewalaya, que tiene un lingam (falo de piedra que representa un dios), el Thuparama Gedige (con estatuas de Buda de pie en su interior y que conserva tejado casi intacto), el Latha-Mandapaya (minúscula dagoba rodeada de valla de piedra), el Atadage (que en su día custudió el diente de Buda), el Hatadage (con tres esculturas en pie), el Gol Pota (una piedra enorme con textos budistas) y el Satmahal Prasada (edificio de seis niveles que se estrecha a medida que asciende).

De forma circular, el Vatadage es una capilla con cuatro entradas con Piedra de Luna al pie de la escalinata, y una vez arriba hay en el centro una pequeña dagoba con cuatro estatuas de Buda sentado.

La dagoba Rankot Vihara tiene 55 metros de altura y su enorme bóveda de ladrillo oscuro está rematada por un pináculo que en tiempos dicen que fue de oro. Finalmente lo mejor de Polonnaruwa son las imágenes de Gal Vihara (foto): cuatro budas esculpuidos en la roca (uno tumbado -14 metros de largo-, otro de pie y dos sentados).

domingo, 11 de octubre de 2015

Anuradhapura


Anuradhapura fue la capital de los cingaleses entre los s.IV a.C y XI. El rey Pandukabbhaya (437-367 a.C.) ordenó la primera planificación de la ciudad y con la llegada del budismo en el reinado de Devanampiya Tissa es cuando alcanzó su esplendor social y religioso (que continúa hoy día, ya que sus ruinas medievales están enmarcadas en un ambiente espiritual vivo). El Sri Maha Bodhi es un árbol sagrado que ha crecido a partir de un esqueje de la higuera de la India bajo la cual Buda tuvo su iluminación (lógicamente es el sitio más venerado del lugar). La dagoba Ruvanvelisaya, encalada en blanco, tiene una altura de 55 metros y está rodeada de un hermoso jardín. La dagoba Thuparama es la más antigua del país (s.III a.C.), está decorada con unas líneas rojas y rodeada de 41 pilares cuya utilidad es un misterio. El Lankarama o capilla budista circular tiene terrazas con cuatro entradas y un grupo de vacas pastaban tranquilas justo debajo. La dagoba Abhayagiri tiene 75 metros de altura y unas Piedras de Luna (escalinatas de entrada) muy originales.

El Buda Samadhi es una talla de piedra de Buda del s.IV. La daboga Jetavanarama (foto) es inconfundible, por sus ladrillos de color ocre y su cono del revés. Es del s.III, de la época de Mahasena y es el tercer monumento más grande del mundo después de las dos pirámides de Egipto. Los Estanques Gemelos fueron utilizados por los monjes para sus baños y están decorados con figuras de cobras.

En nuestra excursión a Anuradhapura paramos a comprar en la carretera unas guayabas, que nos las trocearon y les dieron un toque de pimentón.

sábado, 10 de octubre de 2015

Mihintale


Cuenta la leyenda que en el año 247 a.C. el rey Devanampiya Tissa se hallaba cazando en la montaña de Mihintale y se encontró con Mahinda, hijo del emperador indio Asoka que estaba por esas tierras enviado por su padre para propagar el budismo. Justo en ese momento nacía la nueva religión de Sri Lanka. La daboga Ambasthale rodeada de columnas señala el lugar en el que se pudo producir el encuentro.

Pero más alta, y más grande, es la dagoba Mahaseya (foto), que dicen que conserva un cabello de Buda. Hasta llegar a ella, hay que recorrer 1840 escalones de granito construídos en la colina aprovechando la inclinación del terreno. Un grupo de monos te reciben con simpatía. Aquí en Mihintale fue donde se construyó el primer hospital de la historia (según el libro del s.VI Mahawamsa: fue en el s.IV a.C. por el interés del rey Pandukabhaya, el que fundó Anuradhapura). También hay restos de un monasterio (comedor, refectorio, despensa y otras estancias, donde se cree que llegaron a vivir cinco mil monjes) y 68 cuevas (en una de ellas fue donde vivía Mahinda). No hay que irse de aquí sin escalar hasta Aradhana Gala, una roca desde se obtienes maravillosas vistas.

Mihintale es el origen del budismo en Sri Lanka y las personas que nos cruzamos en el recorrido manifestaban en todo momento un respeto y una reverencia extremas.

viernes, 9 de octubre de 2015

Aukana


Teca, caucho, caoba, ébano, coco, piña, bananas, arroz, pimienta negra, fruta de jack, mango, flores de loto... y budas esculpidos en las rocas. Así es Sri Lanka. El Buda de Aukana (que quiere decir algo así como "con ansia de sol") es una estatua de 13 metros de altura esculpida en una roca de granito. Esta de pie, en posición de bendición: la mano derecha levantada y la izquierda sosteniendo su túnica en la que se pueden apreciar unos maravillosos pliegues. Tiene su origen, según la leyenda, en el s.V (durante el reinado de Dhatusena, primer rey de la dinastía Moriya).

Nada más entrar al recinto hay una caseta donde tienes que dejar los zapatos, ya que en estos lugares siempre hay que ir descalzo. Cerca hay una dagoba blanca (construcción cónica con una pequeña capilla) y un árbol sagrado. También en las inmediaciones se encuentra el lago Kala Wewa, como huella de los trabajos de irrigación y canales que construyó el rey.

martes, 6 de octubre de 2015

Pinnawala


En una plantación de cocoteros junto al río Maha Oya, con una extensión de diez hectáreas, se encuentra el llamado Orfanato de Elefantes de Pinnawala. Fue creado en 1975 para proteger a crías de elefante huérfanas y actualmente hay unos 85 paquidermos, que constituyen una curiosa atracción para los visitantes: los bañan en el río, los sacan a pasear y les dan enormes botellas de leche.

Con los excrementos de los elefantes se fabrican cuadernos de papel, toda una curiosidad que el visitante puede llevarse a casa y, a la vez, ayudar a que sigan cuidando y manteniendo a estos animales. Siendo como es un lugar muy turístico, con restaurantes que tienen vistas al río, da la sensación de que el ajetreo de la gente tiene que manifestarse de alguna forma en un cierto estrés de los elefantes (algunos tenían cadenas que los ataban al suelo). Pero se entiende que las aportaciones económicas del público han de repercutir en el cuidado de los animales y en el sueldo de las personas que los acompañan.

sábado, 3 de octubre de 2015

Templo Gangaramaya


El budismo es la religión predominante en Sri Lanka. En Colombo visitamos el templo de Gangaramaya, que está situado al lado del lago Beira y que tiene una historia de unos 120 años. Es una escuela de monjes y un centro de difusión religiosa. Tiene un museo donde se puede admirar "el buda más pequeño del mundo", y un árbol sagrado donde se percibe un verdadero clima de veneración por parte de las personas que lo contemplaban. Molduras de bronce y esculturas de piedra aparecen en las distintas estancias que se recorren.

Los turistas tenemos que pagar una pequeña entrada, que se destina a actividades relacionadas con el centro. En un patio, una hilera de budas sentados en diferentes alturas (intercalados con pequeñas dabogas) constituyen uno de los rincones más peculiares del monasterio. Vitrinas repletas de objetos religiosos, frescos en la pared con la imagen de los reyes de Sri Lanka y figuras de toda clase de divinidades constituyen un ambiente mágico y esotérico que tarda en olvidarse.

viernes, 2 de octubre de 2015

Colombo


La aventura se llama Sri Lanka y tiene su comienzo en Colombo. Templos hinduístas, mezquitas musulmanas y monasterios budistas conforman todo un viaje hacia la espiritualidad más variada, a la carta. La ciudad bulle con sus enormes rascacielos y su caótico tráfico pero, cuando acaba la tarde, la gente se deja ver por el paseo marítimo. Es buscar un instante de felicidad privada en medio de la vorágine del distrito Fort: las torres del World Trade Center y la Secretaría Presidencial (antiguo parlamento) chocan en estilos arquitectónicos pero no molestan. El Independence Memorial Hall es un monumento finalizado en 1953 que recuerda las formas del templo sagrado de Kandy (último reino independiente de la isla).

Colombo es la capital comercial de Sri Lanka. Desde 1978, la capital administrativa es Sri Jayavardenepura Kotte (que está al lado). Tras un dominio portugués, holandés e inglés, Sri Lanka logró su independencia en 1948. Los edificios, las comidas y el ritmo de vida de las culturas dominantes en los siglos pasados han dejado un poso cosmopolita muy interesante. La mezquita Jami Ul Alfar (de fachada roja y blanca) y el Templo Gangaramaya (con sus budas y su devoto público) serían dos referencias espirituales curiosas de conocer.