San Saturio

San Saturio

jueves, 20 de febrero de 2014

Sargadelos


Sargadelos es una parroquia del municipio de Cervo (Lugo) y, también, el nombre de una de las cerámicas más famosas del mundo. El industrial Antonio Raimundo Ibáñez, que había montado una importante industria siderúrgica que fabricaba tubos, cadenas, utensilios domésticos y herramientas varias decidió en 1806 dar a conocer un tipo de cerámica (loza) que recordaba a la inglesa tipo Bristol que había dejado de importarse. Los yacimientos de caolín de la zona fueron decisivos a la hora de crear este tipo de producción. Su actividad contó con la protección de Godoy, primer ministro de Carlos IV, y con los inconvenientes de las revueltas campesinas que no veían con buenos ojos su actividad industrial. En 1875 cesa la actividad de la fábrica. En 1970 se inaugura la planta circular de Cervo (fábrica, complejo de producción y museo) que es lo que se puede visitar hoy día. La figura del artista Luis Seoane fue vital para la reapertura con entusiasmo de la creación de piezas con raíces gallegas pero de novedoso diseño.

Un despido de 41 trabajadores de la planta de Cervo será llevado a juicio el próximo 24 de febrero en A Coruña. La plantilla actual se ha reducido a 47 trabajadores. En la foto, don Antonio cuidando de su fábrica.

miércoles, 19 de febrero de 2014

A Guarda


En nuestra excursión por las Rías Baixas (Pontevedra), a medio camino entre las monumentales Tui y Baiona, recalamos a mediodía (con la excusa de visitar el castro celta de Santa Trega, situado en un monte) en la deliciosa localidad de A Guarda. Es el lugar donde desemboca el río Miño, en un amplio estuario justo en la frontera natural con Portugal. Dos monumentos destacan: la iglesia parroquial de Santa María (con elementos barrocos y renacentistas, pero con trazas románicas en un muro), con forma de cruz latina, tres naves y capillas laterales, con un estilizado campanario (cuadrado rematado en cúpula, de 1800), y el convento de San Benito (fundado en 1558), del que se visita la iglesia porque el monasterio es hoy día un hotel, después que las monjas benedictinas lo dejaran libre.

En la Avenida del Puerto encontramos el restaurante Marusia, regentado por Elidio Magallanes, donde probamos unas almejas a la marinera y una merluza al horno riquísimas, acompañadas de una botella de albariño Gran Novás (de O Rosal). Desde la terraza donde nos acomodaron contemplábamos los barquitos y, al fondo, el océano Atlántico.

martes, 18 de febrero de 2014

Los Balcones de Madrid


En Parada de Sil  (Ourense), descubrimos un entorno paisajístico y emocional entrañable. Dirigiéndonos hacia Fondo de Vila, y una vez atravesado este pequeño pueblecito, caminamos entre bosques de castaños hasta el campo de fútbol (para situarnos) y, al borde de un inmenso horizonte hacia el cañón del río Sil (al otro lado está la provincia de Lugo) descubrimos los Balcones de Madrid, que son unos miradores de piedra desde donde la gente del lugar se despedía de los que tomaban los barcos remontando el río con destino a un futuro en teoría mejor, llamémoslo Madrid o cualquier otro lugar. Al sitio también se le llama mirador Dos Mouros (porque todo lo que no se sabe el origen se nombra así). Las vistas, a unos 500 metros de altitud son espectaculares.

Barquilleros ("al rico barquillo de canela para el nene y la nena") y afiladores (con su peculiar sonido de flauta avisando de su llegada) eran las profesiones que escaparon de esta zona para buscar una vida más próspera. El barquito les servía para cruzar al otro lado y coger el tren. Los familiares les despedían agitando un pañuelo. Estamos en la Ribeira Sacra, lugar de recogimiento y reflexión de acuerdo con la documentación del s.XII que explicaba la cantidad de monasterios establecidos en la zona.

lunes, 17 de febrero de 2014

Casa Gazpara


¿Dónde comer el mejor pulpo de Galicia?. Es algo tan subjetivo como la emoción o los sentimientos. Sabíamos que la provincia de Ourense tiene fama y, preguntando, nos animaron a visitar Carballiño y, en particular, Casa Gazpara (Baixada a Flores, 2). La experiencia no nos defraudó. Nos lo acompañaron con el famoso pan de Cea y con una botella de ribeiro. Carballiño celebra el segundo domingo de agosto en el marco de su Parque Municipal la Fiesta del Pulpo, declarada de Interés Turístico Nacional. El secreto del buen pulpo es que sea mediano, darle unos buenos golpes, cocerlo en olla de cobre durante unos 45 minutos, cortarlo y añadirle aceite de oliva, pimentón y sal gorda. La tradición pulpera de Carballiño viene desde el s.XVII, por acuerdos de frailes de la zona con puertos de las rías.

Carballiño tiene dos puntos de interés pintorescos: la iglesia de la Vera Cruz, capricho de piedra del arquitecto Antonio Palacios (construída entre 1943 y 1957) y encargada por los vecinos, y el Gran Balneario (de 1816) en un hermoso entorno de robles y tilos, con aguas minero-medicinales y al borde del río Arenteiro.  

miércoles, 12 de febrero de 2014

Santa María del Campo


La colegiata de Santa María del Campo de A Coruña es un edificio del románico tardío, allá por los s.XIII-XIV (aunque parece ser que hay partes del XII). Tiene tres portadas, pero la más interesante es la occidental, que tiene un tímpano con escena de la epifanía y en la arquivolta más baja están representados los doce apóstoles (disposición radial). Se encuentra situada en una encantadora placita con cruceiro y casas con balcones cubiertos en lo que antiguamente fueron las afueras de la ciudad, el campo. Tiene triple nave divididas en cinco tramos. Al final de la nave central está el ábside semicircular. En el interior vemos muchos capiteles vegetales, de figuras geométricas y también alguno con temática historiada: la adoración de los magos, escena de caza, una cara asomándose en un entramado vegetal y seres mitológicos.

Santa María tiene una torre cuadrada y maciza con remate piramidal. Muy cerca de allí, en la plazuela de las Bárbaras, se encuentra el convento de las clarisas, que tienen un relieve gótico del juicio final en la entrada.

martes, 11 de febrero de 2014

San Clodio



El monasterio de San Clodio (Ourense) es hoy día un fantástico hotel. Vamos, ni más ni menos que un cuatro estrellas. Tiene su origen en el s.XII, perteneciente a la orden del cister, pasando con los siglos a manos de los monjes benedictinos. Se encuentra en el término municipal de Leiro, a medio camino entre Ribadavia y Carballiño, casi al borde del río Avia. Cuenta con dos hermosos claustros, de los s.XV y XVI (barroco y renacentista), convertidos hoy en dos zonas ajardinadas fascinantes. La iglesia es de tres naves y cabecera tripartita, con tres ábsides. Su portada tiene seis columnas con capiteles bellamente decorados. Arriba hay un enorme rosetón desafortunadamente modificado en ventana, que quita elegancia a la fachada. Otros dos círculos redondos iluminan las otras dos naves. Hay contrafuertes que refuerzan las paredes de las naves y un campanario añadido en los siglos siguientes, que en la parte que da al claustro tiene un bonito reloj de sol.

Estamos en la zona del Ribeiro, campos ricos en viñas, con carreteras de curvas que te van llevando de iglesia a iglesia en un curioso recorrido caprichoso.

lunes, 10 de febrero de 2014

Santa Cristina de Ribas de Sil


El pequeño monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil (Ourense) tiene su origen en los asentamientos eremitas de la histórica Rivoira Sacrata, esos lugares escondidos de meditación y oración. Hay testimonios escritos de que este lugar ya existía en el s.X. En el XII pertenecía a la orden benedictina, que trabajaron la zona en actividades agrícolas, especialmente vid y castaños. De finales de ese siglo es la iglesia.  En el s.XVI pierde privilegios, se reconstruye el claustro y se decoran los ábsides de la iglesia con frescos. Con la desamortización de 1835 pasa a manos particulares. Es un templo de cruz latina con una única nave longitudinal (dividida en cinco tramos por arcos de medio punto) y otra transversal (el crucero está cubierto de bóveda de medio cañón apoyado sobre arcos que descansan en columnas con capiteles decorados). La cabecera tiene tres ábsides, albergando cada uno una capilla.

En ángulo recto a la fachada de la iglesia (dos cuerpos separados por cornisa, arriba rosetón y abajo puerta con arquivoltas y ajedrezados) se entra al monasterio con portada  con decoración en zigzag y  hojas de col (foto). Se conservan dos alas en las que se abren las galerías del claustro. La torre está rematada en almenado y cubierta con una especia de pirámide. Llama la atención un capitel con dos hombres-pájaro entrelazados por sus colas con curioso simbolismo. Santa Cristina está a 4 kilómetros de Parada de Sil y encontramos un árbol en el que la gente dejaba mensajes, objetos y figurillas.

jueves, 6 de febrero de 2014

Xunqueira de Espadanedo


El monasterio del pueblo de Xunqueira de Espadanedo (Ourense) fue fundado en el año 1170 por monjes agustinos y, unos años después, pasó a la Orden del Cister. La iglesia es románica, pero poco queda de ella (dos portadas) después de las numerosas transformaciones de los siglos siguientes: fachada principal barroca-neoclásica y claustro renacentista (falta un lado), del s.XVI. Dependencias del monasterio pasaron a manos públicas y hoy día albergan el ayuntamiento, lo que por otra parte permite verlo en buen estado y sobre todo la zona de los arcos del claustro, muy bien rehabilitada.

La iglesia tiene tres naves separadas con pilares cuadrados con medias columnas en sus frentes. Los capiteles de las columnas, como mandan los cánones cistercienses, no se caracterizan precisamente por su decoración exhuberante. La cabecera tiene tres ábsides semicirculares y se puede contemplar un magnífico retablo de Juan de Angés del s.XVI. Este monasterio se encuentra en el circuito de cenobios que hay que visitar cuando se hace una excursión por la Ribeira Sacra (sur de Lugo y norte de Ourense), a la vera de los cauces de los ríos Miño y Sil.

martes, 4 de febrero de 2014

Santo Estevo de Ribas de Sil


Con un origen del s.VI y restaurando en el 921 por el abad Franquila, el monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil (Ourense) fue en los siglos X y XI retiro y tumba de nueve santos aurienses. Ya en el s.XVI llegó a ser un importante colegio de Artes y Filosofía. La fachada del monasterio que vemos actualmente es barroca, del s.XVIII y la iglesia está al lado, haciendo ángulo, rodeada del cementerio. Desde 2004 este monasterio es un maravilloso Parador. Tiene tres patios: el de los Caballeros (a la entrada, con un amplio césped), el de los Obispos (foto, románico abajo y gótico arriba) y del Viveiro (porque antiguamente los monjes tenían peces), construídos en diferentes estilos arquitectónicos de acuerdo a la época de su edificación. La fachada del monasterio tiene su portada enmarcada en pares de columnas con santos benedictinos en hornacinas. Y balconada entre escudos conventuales.

La iglesia de Santo Estevo tiene un espectacular retablo de Juan de Angés (finales s.XVI, con escenas del Nuevo Testamento) y un Frontal Pétreo románico con Cristo y los Apóstoles (hacia 1200, que se encontró en un claustro). Cuenta con tres ábsides semicirculares, el central un poco más bajo para poder colocar un inmenso rosetón que ilumina el templo. La iglesia románica de finales del s.XII con techumbre de madera dejó paso en el XVI a un templo gótico con bóvedas de crucería y dos torres de campanario en la fachada. Muy cerca están los cañones del río Sil e inmensos bosques de castaños.

lunes, 3 de febrero de 2014

San Tomé de Serantes


La iglesia de San Tomé de Serantes, en nuestra excursión por los bosques cercanos a Ribadavia (Ourense) fue todo un descubrimiento. Perteneciente al concello de Leiro, esta bella iglesia románica data de 1170 y tiene una hermosa fachada cuya portada principal está encuadrada entre dos contrafuertes. Arriba tiene un espectacular rosetón cobijado por dos bellas arquivoltas que forman un arco semicircular y debajo hay un tejaroz con arquillos ciegos. En el tímpano de la puerta vemos una cruz y las figuras de la Virgen y San Juan. La planta del templo es rectangular, de una sola nave. Los canecillos que decoran el exterior de los muros tienen también su punto de interés. Como muchas iglesias gallegas, al lado tiene el cementerio.

Esperamos media hora y llegaron los vecinos para celebrar misa. Dentro tienen un fascinante baldaquino gótico de piedra. Una especia de arco triunfal da acceso al ábside, donde está el retablo y el altar, y las velas para dejar la voluntad. El río Avia, la Peña Corneira y los viñedos de O Ribeiro confieren a estos lugares un paisaje verdaderemante único.