Barcelona

Barcelona

lunes, 4 de abril de 2016

Valdeazores


Al borde de la provincia de Toledo, casi ya extremeña, la localidad de Valdeazores se encuentra situada entre los valles y montañas de los justamente llamados Montes de Toledo. Es zona de caza, de apicultura y de corcho (abundan los alcornoques). En sus pinares crecen en su época níscalos. En las casas de Valdeazores (una veintena de habitantes censados y tres bares) hay mampostería de pizarra en sus fachadas y, en los corrales, se aprecian unos hermosos portalones. Las puertas de las casas tienen esas cortinas gruesas con dibujos de animales (ciervos, perdices). El arroyo del Valle de Valdeazores, que atraviesa el pueblo, va a desembocar en el río Estomiza (pero eso ya es Extremadura). Su iglesia (parroquia de San Isidro), blanca y enmarcada en amarillo, es una construcción del s.XX. La calle San Lorenzo es la principal del pueblo, atravesándolo de una punta a la otra.

En el Centro Social (ese lugar entrañable mitad bar, mitad museo), degustamos unas exquisitas judías con oreja, patas y chorizo. A las afueras del pueblo, se veía el horizonte lleno de campos de olivos. Valdeazores es cálido en verano y frío en invierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario