San Vicente de la Sonsierra

San Vicente de la Sonsierra

jueves, 28 de abril de 2016

Santa Cristina de Osma


Mártir italiana (de Roma) del s.III cuyo cuerpo incorrupto llegó a Osma en 1789 y, desde entonces, se venera en la iglesia de Santa Cristina en la parte antigua de El Burgo de Osma. Hay documentos que certifican la autenticidad de la reliquia. Desde el año 1500 existía en Osma, curiosamente, devoción por Santa Cristina, pero se trataba de otra santa: Santa Cristina de Bolsena. Al llegar el cuerpo de la mártir incluso se pensó que era ésta y durante mucho tiempo se confundió una con la otra (los restos de la de Bolsena se encuentran tan ricamente en su basílica de la Toscana italiana). Con investigaciones y explicaciones se desenredó el entuerto y se acordó celebrar la festividad de las dos Cristinas el mismo día: el 24 de julio.

Procedente del cementerio romano de San Calixto, el Procurador General de los Carmelitas en España, Fray Antonio de los Reyes, fue el encargado de recoger el cuerpo (en realidad, el esqueleto) al que se decoró con vestimenta blanca y azul y una larga pluma verde (que es como se representaba a la de Bolsena). Al venir de las catacumbas romanas, poco se sabe del motivo del martirio de la de Osma. La iglesia, al lado de un puente románico sobre el río Ucero, es barroca del s.XVIII.

Osma fue la ciudad arévaca Uxama, cuyos restos aún permanecen. En el siglo X se construye un espectacular castillo (tres recintos amurallados adaptados al cerro donde se encuentra).

3 comentarios:

  1. Nunca he comprendido ese afán por ir trasladando reliquias de un lugar a otro pero en España era muy habitual. Incluso se traían a los palacios para ayudar a la gente de la realeza cuando se encontraba en un mal trance.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. No sabía yo de esa afición soriana al tráfico de santas.

    ResponderEliminar
  3. Las reliquias eran uno de los focos de peregrinación y, por ende, de desarrrollo económico en la Edad Media. Así no me extraña que tuviera tanta importancia El Burgo de Osma en el medievo.
    Un saludo

    ResponderEliminar