Barcelona

Barcelona

viernes, 7 de octubre de 2011

Claustro de San Pedro



En el s.XII, sobre un templo anterior, se edifica una iglesia con un claustro románico, pero con las reformas del s.XVI (el aspecto que tiene hoy la concatedral de San Pedro), la parte sur del mismo es eliminada (al desplazarse 7 metros los cerramientos laterales del nuevo templo). Se trata de un claustro de sillería arenisca, con arcos de medio punto sobre columnillas dobles que, a su vez, se asientan sobre un podio corrido. Los capiteles historiados tienen formas vegetales (piñas, laurel, acanto), animales (dragones, liebres), personajes de la vida cotidiana, escenas bíblicas (la adoración de los Magos) y uno muy curioso que representa a la lujuría: cuatro dragones muerden los pechos de dos mujeres. En el claustro es interesante también la puertas que daban acceso al antiguo refectorio y la antigua sala capitular.



La concatedral de San Pedro (la única catedral de la provincia de Soria está en Burgo de Osma), es una estructura renacentista, con 5 naves con bovedas estrelladas que se apoyan en enormes pilares y portada plateresca.

En la capilla de Nra. Sra. del Azogue se puede leer: "En el año 1577 se acabó de reedificar esta iglesia en el día de San Pedro de la Cátedra. Habiendo más de ochocientos años que era iglesia". El nombre de la virgen de la capilla hace alusión al término mudéjar açogue (en materia mercantil, el intercambio de productos de primera necesidad) y cuyo nombre tenía la iglesia que se encontraba muy cerca de San Pedro.

El retablo de la capilla mayor es obra de Francisco del Río, con un primer cuerpo de orden jónico (donde vemos a San Pedro sentado flanqueado por San Pablo y San Agustín), un segundo cuerpo corintio y un ático con un calvario.

3 comentarios:

  1. Tal vez me repita, creo que sí, pero estos espacios siempre me producen sensación de paz, una paz que va más allá de la quietud y que enlazan con lo espiritual.

    ResponderEliminar
  2. La provincia de Soria es un lugar a descubrir siempre. Parece mentira que la tengamos tan abandonada.

    ResponderEliminar
  3. a la ribera del Duero existe una ciudad...
    un buen sitio para perderse y que no te encuentren.

    un abrazo.

    ResponderEliminar