Barcelona

Barcelona

jueves, 13 de diciembre de 2012

Las Bravas


"Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. El sentido trágico de la vida española solo puede darse con una estética sistemáticamente deformada."
(Valle-Inclán, Luces de Bohemia, 1924)

Para tomar unas patatas bravas en Madrid hay que ir al Callejón del Gato. Que es como popularmente se conoce a la calle Álvarez Gato, que resulta ser un trayecto de unos 150 metros de largo por 3 de ancho y que comunica la calle de la Cruz con Núñez de Arce. Fue aquí donde Valle-Inclán descrubrió un día lo que él denominó el Esperpento. Observó que los transeúntes se reían y se burlaban al ver sus imágenes deformadas en los espejos cóncavos y convexos que una tienda exhibía en su exterior como reclamo a sus clientes.
Desde 1933 hubo en lo que hoy es el bar Las Bravas una taberna que en 1950 decidió dar a probar a sus parroquianos una salsa picante para acompañar las patatas. En 1960 patentaron la marca (para que otros no les imitaran) y en 1963 y 1974 abrieron sucursal en las cercanas calles de Espoz y Mina y Pasaje Matheu, respectivamente. Pero solo aquí tenías, antes de entrar, la oportunidad de verte diferente en los dichosos espejos.
Esta famosa salsa es un invento a base de tomate frito y pimentón que da sabor a patatas, tortillas y oreja. Las patatas las sirven cortadas en gajos de tal forma que por dentro estan hechos y por fuera se presentan crujientes. También tienen pulpo a la gallega, calamares fritos, gambas al ajillo, pinchos morunos  y croquetas de jamón y pollo. El color de la imagen corporativa del establecimiento es, justamente, el mismo de su famosa salsa.

Juan Álvarez Gato fue un poeta madrileño del s.XV, especializado en lírica cancioneril y que también fue mayordomo de Isabel la Católica.

3 comentarios:

  1. Aquí, como bien sabes, las Bravas se hacen de otra manera.

    ResponderEliminar
  2. esperpento, esa es la mejor definición a lo que está pasando, que vemos la realidad como reflejada en un espejo cóncavos...
    y, es por el poeta por lo que os llaman a los madrileños "gatos"?

    ResponderEliminar
  3. Me gustaba mas antes que era muy feo. Ahora parece un Macdonald´s

    ResponderEliminar