Barcelona

Barcelona

martes, 29 de octubre de 2013

El Olmo


Siguiendo nuestro recorrido por el románico rural del noreste segoviano, llegamos a El Olmo, una pequeña pedanía (34 habitantes) en la carretera que va de Riaza a Sepúlveda. La iglesia de la Natividad pertenece a esa época (s.XIII) en que se construyó un abanico de templos en los que los artistas dejaron plasmada en las piedras toda la sabiduría medieval. Lo que más llama la atención de esta iglesia de El Olmo es su puerta meridional: una deliciosa combinación entre arco polibulado (arquitectura musulmana) y arco zigzagueado (arquitectura anglonormanda). Influencias del sur y del norte para este templo.

En cada dovela (hueco que deja la decoración circular del borde) hay una flor esculpida. La decoración en zig zag de la moldura remite al poder revivificador de las aguas. La iglesia tiene nave única y ábside semicircular (con tres pequeñas ventanas) y una colección de canecillos en los que aparecen representadas figuras humanas y de animales. Una sirena, una cabeza boca abajo, un hombre y una mujer mostrando su sexo, una toro, una cabra, un mono o personajes en cuclillas. Hay torre con una empinada escalinata en un lateral. En el lado oeste hay otra puerta cegada. La visión de los campos de la Tierra de Sepúlveda desde este lugar es fascinante.

1 comentario:

  1. Me he pateado mucho toda esta zona con el pretexto de buscar una casita en el campo. Me encanta. Nunca compré la casita pero hay que ver qué bien comí y cuantos pueblitos encantadores conocí.. Algunos amigos que me acompañaban si que se instalaron en Segovia y todavía vuelvo a menudo.

    ResponderEliminar