Barcelona

Barcelona

martes, 22 de octubre de 2013

Gracia Risueño


Grupos humanos en paisajes, al modo de un cuento en el que la realidad siempre se adorna, acaparan los cuadros de Gracia Risueño. Autodidacta, enamorada de Italia y París, recicladora de muebles, esta madrileña con nombre y apellido adecuados para lo que pinta, nos habla en sus cuadros de parques, jardines, tiendas, bosques y plazoletas donde la gente (y los animales) viven felices y despreocupados. Casa Mingo y otros cuadros más de esta artista naïf pueden contemplarse en la exposición que recientemente ha preparado la Galería Éboli de Madrid.

Maravillosamente vestidos, como para la hora del paseo, los personajes de Risueño se reúnen alrededor de un carrito de helados, van montados en una barca o posan uniformados delante de la tienda de ultramarinos, la pastelería o la mercería. Encanto y magia son ingredientes fundamentales en las composiciones de Gracia Risueño.

3 comentarios:

  1. Se que siempre digo que voy a ir a esta galería a ver a los artistas que nos traes aquí y nunca llego. Pues lo repito y voy a intentarlo.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que su nombre es muy apropiado, jaja..

    Un lugar tan entrañable como Casa Mingo necesitaba una pintora así. Digo lo que Uno, quiero ir, y al final no voy, ¿por qué no organizas una quedada, Deme, y vamos contigo?

    ResponderEliminar
  3. He visto la muestra y no solo Gracia Risueño es una excelente pintora naif sino también los otros dos que la acompañan (Juan Borras II y Alain Donnat) Mención aparte merece conocerse la galería Éboli, por su exquisito trato a los visitantes.
    C.S.

    ResponderEliminar