Cielo

Cielo

sábado, 26 de diciembre de 2015

Javier


Más que un pueblo, Javier (Navarra) es un paisaje místico. Aquí nació el jesuíta San Francisco Javier (1506-1552), patrón de Navarra, y donde hasta 1965 había un pueblo, ahora hay una zona de recreo para poder visitar cómodamente el fascinante castillo y la venerada iglesia, porque las casas de lo que sería la zona feudal decidieron derruirlas y construir nuevos hogares un poco más retirados. El castillo (s.XI-XII) está edificado sobre una roca y tiene caracter defensivo por estar cerca de la frontera de Aragón. Tiene tres torres y una iglesia  neorrománica (realizada a finales del s.XVIII). En una capilla hay un Cristo de nogal del s.XIV rodeado de pinturas que representan la Danza de la Muerte. Todo el castillo es un museo dedicado a la figura del santo navarro. Frente al castillo se encuentra la Parroquia, un monasterio del s.XV que fue mandado levantar por los padres del santo.

En el Hotel Xabier degustamos un delicioso menú consistente en menestra de verduras, merluza rellena de marisco y, de postre, una alpargata Xabier con helado. La alpargata resulta ser un hojaldre relleno de crema y es el dulce típico del lugar.


domingo, 20 de diciembre de 2015

Sangüesa


La portada de la iglesia de Santa María de Sangüesa (Navarra) es una de las joyas del recorrido por la Zona Media Oriental de Navarra. Tiene imágenes religiosas y mucha simbología (seis estatuas-columna, doce apóstoles con el Pantocrátor, animales, pecados, oficios, la leyenda nórdica del héroe Sigurd y el Juicio Final) construída por Leodigarius. Se trata de una iglesia románica que en el s.XII mandó edificar el rey Alfonso I el Batallador. Tiene tres naves y un retablo plateresco del s.XVI obra de Jorge de Flandes. Como esta iglesia era pequeña para acoger a los peregrinos del Camino de Santiago, se construyó otra, la de Santiago Apóstol, también de origen románico pero terminada en el s.XIV.

Sangüesa ha sido sede de los reyes de Navarra, por eso aquí destaca el Palacio de los Príncipes de Viana, sobre todo el ala defensiva con torres almenadas. Un puente de hierro sobre el río Aragón es la entrada principal de Sangüesa.

viernes, 18 de diciembre de 2015

Ujué


Sobre un cerro, se alza Ujué (Navarra) que tiene a la iglesia de Santa María (s.XI románica y s.XIV gótica) como atalaya de sus callejuelas medievales por donde pulula el viento y se disfrutan vistas sobre la Ribera. En ese templo hay una Virgen con Niño románica parcialmente forrada en plata y, también, tienen para su veneración el corazón de Carlos II el Malo (rey navarro). El paseo de ronda de la iglesia (foto) protege a los ábsides de la intemperie. Sus calles estrechas y empinadas dotan a la población de un ambiente muy agradable de recorrer. De aquí son famosas sus almendras garrapiñadas.

En el Asador Uxue disfrutamos de una agradable comida consistente en: migas de pastor, solomillo de buey y leche frita, acompañado todo de una botella de vino tinto Uxue, de la cercana localidad de Olite (39 euros por persona). Según la leyenda, una paloma (uxue en euskera) entraba y salía de una cueva donde se encontró la talla de una virgen.

martes, 15 de diciembre de 2015

San Martín de Unx


En San Martín de Unx (Navarra) está una de las iglesias más encantadoras que te puedas encontrar por aquellas tierras. Se trata del templo de San Martín de Tours (s.XII con reformas en el XVI), consagrado exactamente en el año 1156 y que tiene una cripta -con seis columnas exentas- a la que se accede por una escalera de caracol y que es un lugar misteriosamente mágico (la principal función de una cripta es igualar el terreno a la hora de construir el edificio completo). La iglesia tiene un ábside por el que entra la luz através de sus ventanas alargadas y una pila bautismal con personajes y arcos. San Martín de Tours es un santo a caballo que está dando una capa a un mendigo para que se abrigue. También destaca la iglesia gótica (casi fortaleza) de Santa María del Pópolo (s.XIV).

Aquí se encuentran también las Bodegas San Martín, que tienen unas estupendas botellas de tinto (tempranillo garnacha) y rosado (garnacha) Ilagares (D.O. Navarra) a 2,95 euros. Es tal la fama del vino rosado de aquí, que el primer domingo de junio celebran el Día del Rosado, con chistorrada popular.

domingo, 13 de diciembre de 2015

Tafalla


Capital comercial y económica de la Zona Media de Navarra, Tafalla (Navarra) conserva todavía viejas calles empedradas en las laderas de la la colina de Santa Lucía a las que se asoman palacios señoriales e iglesias antiguas. La iglesia de Santa María (foto) es un edificio del s.XVI levantado sobre otro anterior, con un retablo de Juan de Anchieta y, también de él un Cristo del Miserere. También es interesante la iglesia de San Pedro (con retablo gótico y torre barroca). En Tafalla queda algo de muralla, como prueba del cerco medieval que la protegía. Dos palacios tienen imponentes fachadas: el de los Mencos y el del Marqués de Feria. La plaza de Francisco de Navarra es el lugar de encuentro de los vecinos y se trata de un gran rectángulo recorrido en tres de sus cuatro lados por soportales y arcos de medio punto, con un quiosco de música en el centro.

No te puedes ir de Tafalla sin comprar los deliciosos caramelos de café con leche y piñones El Caserío, toda una institución local, fabricados por Jesús Ramírez desde el año 1964 aunque teniendo como origen su obrador de pastelería abierto veinte años antes.

sábado, 12 de diciembre de 2015

Olite


Olite (Navarra) fue ciudad romana, ciudad medieval, residencia real y sede de las Cortes de Navarra. Su Palacio Real fue uno de los más lujosos de Europa y es obra de Carlos III el Noble (1361-1425). La parte vieja es hoy un espléndido parador de turismo, la capilla antigua es una fascinante iglesia gótica (Santa María la Real) en la que sobresale su portada (ahora en restauración), su claustro exterior y su retablo renacentista; finalmente la parte del castillo es un agradable recorrido por estancias, pasadizos y torres.

En Olite también destaca la iglesia de San Pedro, de finales del XII, con portada románica y gran torre gótica. Bajo la plaza de Carlos III se hayan unas galerías subterráneas del s.XIV que están acondicionadas como museo medieval. Palacios, monasterios y conventos aparecen por los rincones una vez que te pateas la ciudad: sorprende mucho el recinto amurallado muy bien conservado, con sus portales y lienzos de murallas. En el restaurante Erri-Berri probamos las pochas de Navarra, unas carrilleras de ternera al vino tinto de Olite y una cuajada, todo acompañado de una deliciosa jarra de sidra natural (16,50 eur.)