San Juan de Baños

San Juan de Baños

lunes, 6 de febrero de 2012

Palacios y fuentes en Budia





"Budia es un pueblo grande, con casas antiguas, con un pasado probablemente esplendoroso. Las calles tienen nombres nobles, sonoros -calle Real, calle de Boteros, calle de la Estopa, calle del Hastial, calle del Bronce, de la Lechuga, del Hospital- y en ellas los viejos palacios moribundos arrastran con cierta dignidad sus piedras de escudo, sus macizos portalones, sus inmensas, tristes ventanas cerradas".


El 9 de junio de 1946 Camilo José Cela visita Budia, llega a la hora de anochecer y un viajante que había conocido en otro pueblo le lleva a una taberna a cenar y con él encuentra habitación. Al día siguiente va a visitar al padre de un amigo que resulta ser el médico del pueblo y cronista local. Lo que Cela no cuenta, pero que lo relataría más tarde es que el alcalde le metió en la cárcel porque lo confundió con un delincuente y, al abandonar la mazmorra (que hoy enseñan con gracia en las dependencias municipales) hablando con el gobernador "que era gallego y teniente coronel de Veterinaria", le dice que si quiere cesaba al alcalde pero que no le gustaría hacerlo porque era el menos burro de todos los del pueblo.


Budia tiene en su iglesia de San Pedro Apóstol (s.XVI) dos tallas de Pedro de Mena (una dolorosa y un ecce-homo) y un altar de plata repujada originario de Méjico. Hay un antiguo convento de Carmelitas, donde se encontró una carta de Santa Teresa y que tiene una original construcción llamada nevera de los frailes (s.XVII), donde se acumulaba nieve para conservar los alimentos. En Semana Santa tienen a los Soldados de Cristo, que es una hermandad medieval que toca carracas en vez de las campanas de la iglesia.


"Budia es pueblo con mucha agua, aunque no tanta como Cifuentes. El agua de la fuente de la Tobilla se usa para combatir las afecciones del estómago; para beber la de la fuente Nueva, y la del arroyo de la Soledad para cocer las legumbres. La del Cuerno, aunque es la mejor, se emplea para regar los sembrados porque es de difícil canalización, costaría mucho dinero".


Camilo José Cela, Viaje a La Alcarria.


3 comentarios:

  1. Habías desaparecido y te he pillado por el blog de Uno, y resulta que habias cambiado de casa.
    Pues nada, te dejo un saludito.

    ResponderEliminar
  2. Como te mueves tanto por esas tierras del demónio pues claro no te mueves bastante por el blogomundo y Lola ni sabía que estabas por aquí.
    Tu siempre cumpliendo mis sueños. Ahora el de perderme un poco por la Alcarria.

    ResponderEliminar
  3. Eso de la calle de La Lechuga me ha llegado muy adentro.

    ResponderEliminar