San Juan de Baños

San Juan de Baños

viernes, 20 de julio de 2012

La Terraza del Rey Leproso


Es una plataforma situada al norte de la de los Elefantes, a la manera de continuación, y de dimensiones más reducidas (unos 25 metros) pero, sin embargo, tanto en su exterior como en sus muros interiores (cuando te pierdes entre sus estrechos corredores) hay unos relieves que cuentan escenas cotidianas de la vida del rey y de los personajes que le rodeaban. Un mundo oculto, un viaje con pistas gráficas de personas y actitudes, adquiere protaganismo cuando atraviesas en silencio ese pasadizo interior. La Terraza del Rey Leproso se llama así por la escultura (desnuda y sin sexo) que vemos arriba y que es una réplica de la que se conserva en el Museo Nacional de Phnom Penh, que representa al rey Jayavarman VII.
Una leyenda cuenta que hubo un ministro que se negó a postrarse ante el rey y entonces éste le golpeó por la espalda y, al hacerlo, la saliva venenosa del ministro cayó sobre el rey y lo convirtió en leproso. Se cree, pues, que el rey padeció la lepra y por eso se dedicó en vida a fundar muchos hospitales.
La terraza fue sala de audiencias del rey (hay leones, garudas y serpientes con múltiples cabezas en sus muros). Por una inscripción encontrada en la estatua original se cree que representa al dios de la muerte, por lo que también esa plataforma podría haber tenido uso para crematorio de restos funerarios. La estatua imagina al rey con el cuerpo en reposo pero con el alma en tensión. Incluso se pueden adivinar los dientes de la boca.
El pasillo con las paredes esculpidas de figuras que se encuentra entre el doble muro viene a representar el inframundo que se oculta bajo el sagrado Monte Meru.

2 comentarios:

  1. Es fascinante este recorrido por Angkor lleno de leyendas y nombres de ensueño como el sagrado monte Meru. Por lo menos a nuestros oidos nombres como Jayavarman tienen magia. Lo mismo a un camboyano le suenan como a mi Cascalejo.

    ResponderEliminar
  2. Empiezo este recorrido que seguro que me descubrirá auténticas maravillas.

    ResponderEliminar