Barcelona

Barcelona

martes, 12 de marzo de 2013

Errantes excursiones


"-Íñigo, tú, que eres viejo;  tú, que conoces todas las guaridas del Moncayo, que has vivido en sus faldas persiguiendo a las fieras, y en tus errantes excursiones de cazador subiste más de una vez a su cumbre, dime: ¿has encontrado por acaso una mujer que vive entre sus rocas?
-¡Una mujer! -exclamó el montero con asombro y mirándolo de hito en hito.
-Sí -dijo el joven-: es una cosa extraña lo que me sucede, muy extraña... Creí poder guardar ese secreto eternamente, pero no es ya posible; rebosa en mi corazón y asoma a mi semblante. Voy, pues, a revelártelo... Tú me ayudarás a desvanecer el misterio que envuelve a esa criatura que, al parecer, sólo para mí existe, pues nadie la conoce, ni la ha visto, ni puede darme razón de ella."

(Los ojos verdes, Rimas y leyendas, Gustado Adolfo Bécquer)

Los hermanos Bécquer se hospedaron en el Monasterio de Veruela (Zaragoza) entre diciembre de 1863 y julio de 1864. Gustavo Adolfo escribió Cartas desde mi celda y algunas de sus Rimas y leyendas (El gnomo, La corza blanca, Los ojos verdes). Valeriano pintó acuarelas y dibujos en lo que sería su álbum Expedición a Veruela, donde retrataría costumbres y escenas de pueblos del Moncayo y también la magia de las brujas del castillo de Trasmoz.

Unos años depués, tras la revolución de 1868, los hermanos Bécquer se embarcarían en un curioso proyecto hasta hace poco desconocido: la serie de 89 acuarelas de caracter político y pornográfico que bajo el título Los Borbones en pelota, satirizan la corte de Isabel II (Valeriano pinta las viñetas y Gustavo Adolfo los pies).

3 comentarios:

  1. La cosa porno supongo que la hicieron en otro entorno porque Veruela inspira mas el espíritu que la carne.

    ResponderEliminar
  2. pues me las descubrió Pon, me habló de ellas, yo no sabía ni que Becquer tuviera un hermano.
    y hace muy poco una amiga me enseñó algunas. no hace todavía ni un año, y ¡qué fuertes me parecieron!, pero claro, todavía no se había levantado la veda...

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un recorrido que podemos denominar mágico.

    ResponderEliminar