Barcelona

Barcelona

domingo, 31 de marzo de 2013

Última luz del atardecer


Losar de la Vera (Cáceres) es un pequeño pueblo en el camino de la excursión verata que tiene la peculiaridad de contar con unos setos en sus calles que están recortados a la manera de figuras de animales, personas o cosas. Una vez atravesado el bello puente medieval de la Garganta de Cuartos entras en una animada población repleta de bares de carretera. Por eso entramos en uno de moteros que nos entusiasmó.
Se trata del restaurante PeliKano, un lugar entrañable regentado por Juan Carlos que ofrece ambiente campechano y comida deliciosa. Probamos una ensalada templada denominada "La Cobacha" (nombre de un paraje natural, especialidad de la casa y poco menos que un secreto) y una lasaña de verduras (calabaza, calabacín, berenjena, puerro y queso de la Vera) en los primeros. En los segundos nos decidimos por un solomillo de ibérico al quesuco y unas costillas (también de ibérico, claro) deshuesadas. Todo fue regado por una impresionante botella de Nadir (la última luz del atardecer, en árabe) un tinto de 2011 de Villafranca de los Barros (Badajoz). En los postres no podía faltar un misterio maravilloso denominado mimos de la abuela (unas natillas con rosquillo muy peculiares) y el imprescindible arroz con leche. PeliKano en persona nos obsequió finalmente con un chupito de licor de bellota.

La iglesia de Losar es del s.XV y está dedicada a Santiago Apóstol. La torre, sin embargo, es de 1951. Su portada principal presenta arco apuntado y arquivoltas góticas.
El autor de las esculturas de sus jardines (al borde de la carretera) fue Vicente Domínguez, que comenzó a realizar su tarea en 1975 a iniciativa promocional de una empresa de viveros situada en la zona. Su sucesor, José Antonio Díaz, ha seguido diseñando y cuidando este pequeño museo al borde de la carretera.

2 comentarios:

  1. Que poco cuaresmal y que poco de Semana santa, pero a quién le importa.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo esos setos al pasar por la carretera pero nunca me detuve allí. Hay tanto por ver en Extrmadura.

    ResponderEliminar