Barcelona

Barcelona

martes, 3 de noviembre de 2015

Nuwara Eliya


En las plantaciones de Sogama Estate tuvimos nuestro primer contacto con las hojas de té. De cada mata se van cogiendo los tres últimos brotes y se reservan para la producción, esperando unos días para dar otro paseo y recolectar. Generalmente mujeres con manos pequeños y sacos a la espalda se ocupan de esta tarea. En el camino, la impresionante Cascada Ramboda, que llega a recorrer 109 metros hasta que sus aguas se juntan con las del río Kotmale. Un plátano rojo (más pequeño y más dulce que los que conocemos) nos vendió un hombre en un puesto de la carretera.

Mackwoods es una fábrica de té desde 1841. Está en Labokellie Estate y visitamos las instalaciones donde observamos los procesos de fabricación y, también, el salón donde disfrutamos de una deliciosa taza. Por supuesto compramos té verde (suave) y té broken orange pekoe (fuerte).

Nuwara Eliya es una agradable ciudad para recorrer. Vimos la mezquita, la iglesia de San Javier, el bazar de la ropa (como es una zona fresca -1884 metros de altura-, tienen fama sus cazadoras), un mercado de comercios de arreglos de tejidos, otro de verduras y pescado (compramos vainilla y nos regalaron nuez moscada) y la oficina de correos de indudable aire inglés (foto). Los alrededores de Nuwara Eliya tienen muchas huertas, por lo que la calidad de las hortalizas del lugar es incuestionable.


2 comentarios:

  1. ! Que maravilla de viaje !. Acabo de leer todas las entradas que tenía atrasadas. Espero que nos sigas contando...

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Debe ser una experiencia inigualable poder tomarse una taza de té en el lugar en el que se cultiva desde hace generaciones. Quién pudiera.
    Un saludo

    ResponderEliminar