Barcelona

Barcelona

jueves, 7 de febrero de 2013

Piedras, madera y rejas


"Llegamos a Coria a media tarde. La ciudad era vieja y hermosa. En la misma puerta que daba al mercado me despedí de mis compañeros de camino, muy agradecido por el gran favor de protección, y me adentré por un laberinto de calles bulliciosas, abarrotadas de moriscos que vendían de todo: frutas, verduras, legumbres, carne de vaca y cordero, especias, tortas de pan y dulces de almendra. Me costó dar con la ciudadela. Pero por fin atravesé un arco y me encontré de repente en una plazoleta silenciosa, rodeada de nobles edificios. Admirado, contemplaba aquellas construcciones de barro y ladrillos, tan diferentes en su conjunto de los de Placencia, adornadas con piedras blasonadas, puertas de madera tallada y ventanas con rejas de buena forja."

El Alma de la Ciudad, Jesús Sánchez Adalid.

Coria (Cáceres) tiene una muralla de origen romano (s.III-IV) con añadidos árabes y medievales. Tiene cuatro puertas: la Puerta de la Ciudad (romana, pero modificada en s.XVI colocándole el escudo de los Duques de Alba y la imagen de una virgen), la Puerta del Sol (romana, flanqueada por dos torres y donde se puede observar la ranura donde se colocaba la reja para cerrarla), la Puerta de San Francisco (del s.XVI, junto al castillo y que sale la Plaza del Rollo) y la Puerta del Carmen (del s.XVI, para comunicar los arrabales del Carmen y de San Francisco).
El castillo de Coria es del s.XV, fue construído por Juan de Carrera para los Duques de Alba en estilo gótico final y consta de una hermosa torre del homenaje de planta pentagonal con almenas y garitas semicirculares en cada uno de sus lados. Delante hay una torrecilla de planta semicircular. Esta integrado en el conjunto urbano y actualmente, restaurado, es de propiedad particular.

3 comentarios:

  1. Qué poder evocador tiene la literatura..

    ResponderEliminar
  2. Estos Alba siempre poniendo todo perdido de palacios.

    ResponderEliminar
  3. gracias a ti, me doy cuenta que tengo a Cáceres como asignatura pendiente

    ResponderEliminar