Barcelona

Barcelona

miércoles, 3 de abril de 2013

Pan con mantequilla y mermelada


En las faldas de la sierra de Gredos se encuentra Guijo de Santa Bárbara (Cáceres), un delicioso pueblo lleno de callejuelas empinadas, fuentes y tapias de piedra. Tres fueron los motivos que nos decidieron a pernoctar en este rincón perdido.
El primero, Casa Alonso (Carretera Nueva, 18), un negocio familiar de hace más de 30 años que fabrica 24 variedades de mermeladas, 8 clases de licores, frutas en almíbar (cerezas, higos y castañas) y una deliciosa carne de membrillo. Nosotros compramos licor de Gloria, que resulta de la mezcla secreta de un aguardiente de uva con café, canela, manzana y hierbas del campo. Por supuesto también tienen quesos, embutidos de ibérico y pimientón.
El segundo motivo es el restaurante El Trabuquete (Camino de la Sierra, 7), un lugar de cocina extremeña con vistas a la sierra de Tormentos y camino de la ruta que conduce a la piscina natural denominada justamente Trabuquete. Aquí degustamos una estupenda sopa de tomate, un cochinillo cochifrito y una tarta de café, acompañado todo de una botella de Castillo de Feria (D.O.Ribera del Guadiana).
El tercer interés de Guijo está en el maravilloso hotelito rural que nos buscamos, Casa La Abuela (Calle del Tejar, 63), con buena atención y un espléndido desayuno con pan de pueblo tostado untado con mantequilla y mermeladas locales (lógicamente) de melocotón y cereza.
La leyenda dice que Viriato, lider de los lusitanos, nació aquí. En Guijo celebran también un mercado vetón, que recuerda a la tribu prerromana de origen celta que ocupó la zona.

2 comentarios:

  1. No creo haberlo visitado en mis "paseos" por la zona y eso que soy muy fan de Viriato.

    ResponderEliminar
  2. Semejantes delicias son una auténtica provocación.

    ResponderEliminar