Barcelona

Barcelona

domingo, 5 de octubre de 2014

Salas de los Infantes


La leyenda dice que las cabezas de los siete infantes de Lara están en una urna en la iglesia de Santa María. Salas de los Infantes (Burgos) fue una de las primeras fundaciones de Castilla y siendo como fue para los romanos un importante nudo de comunicaciones, en la época de la Mesta (organización de la trashumancia ganadera en época medieval) vivió un tiempo de esplendor. La iglesia se levanta sobre una antigua necrópolis, de la que pueden verse tumbas en los alrededores. En el barrio de la iglesia abundan casas con fachadas de piedra y chimeneas cónicas. Tienen un museo especializado en paleontología (hay huellas de dinosaurios en la zona y una réplica de un iguanadou) y la bella ermita de Santa Cecilia del s.XV, a cuyas puertas se ha reconstruído un arco procedente de Mazariegos.

A las afueras de Salas están los los eremitorios de Peña Rota, toda una serie de cuevas-vivienda esculpidas en las rocas. Es un auténtico monasterio medieval del s.X, donde los monjes se retiraban para llevar una vida de oración y penitencia.

Los siete infantes de Lara, hijos de Gustavo Gustioz, señor de Lara, fueron decapitados  en una emboscada ante tropas musulmanas por orden de su tío Ruy Velázquez como venganza por un enfrenteamiento familiar, allá por el año 990. La secuencia en la que Almanzor muestra al padre las cabezas de los hijos es uno de los episodios más trágicos de los cantares épicos castellanos. Pero todo traición tiene su recompensa: Mudarra, el hijo bastardo del señor de Lara (nacido de su unión en cautiverio con la hermana de Almanzor), hace justicia a la muerte de sus hermanos matando a Ruy.

1 comentario:

  1. Todo en estas tierras suena a Camelot. Qué nombres tan sonoros, tan bellos: Miranda, Lara, Almanzor ... Historias apasionantes. Ruinas antiquísimas que estimulan la imaginación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar