Barcelona

Barcelona

martes, 7 de mayo de 2013

Palacio Ducal


El Palacio de los Duques de Medinaceli, en la villa del mismo nombre, presidiendo la Plaza Mayor (como no podía ser de otra forma), contiene en su interior maravillosamente restaurado una interesante Feria de Arte Contemporáneo. Su patio renacentista cubierto con una hermosa bóveda de cristal alberga una serie de esculturas y caprichosos objetos que destacan en un espacio impregnado de luz. Tuvimos la suerte de conocer al escultor Andreas Strobel que trabaja con metacrilato fundido para crear unas imágenes de colores y sensaciones muy oníricas (añade luces leds que cambian de tonalidad y piezas de automóvil recicladas).

El suelo de la Plaza Mayor (antiguo foro romano) ocultó durante muchos siglos unos interesantes mosaicos que están siendo restaurados y serán mostrados próximamente. Los que sí se pueden observar en el Palacio (diseñado por Juan Gómez de la Mora en el s.XVII) son otros que aparecieron en la calle San Gil, con motivos geométricos y temas florales (s.II).

La alhóndiga, del s.XVI, es un edificio público donde se realizaban en la parte inferior transacciones económicas relacionadas con el almacenaje del grano mientras que en la parte superior se reunía el Consejo. Su fachada muestra dos series de arcos (abajo hacen de pórtico y arriba de mirador cubierto con  columnas). Junto con la torre de la colegiata que se asoma por detrás, la Plaza tiene un aire medieval muy simpático.

Muy cerca de allí, en el Asador de la Villa El Granero, degustamos un exquisito menú consistente en revuelto de setas y morcilla de arroz (primeros), perdiz escabechada y solomillo de ternera (segundos) y helado de mantequilla y hojaldre con chocolate (postres). Acompañado todo de un rioja crianza Señorío de Librares. Sales de allí flotando, deseando subirte a algún muro y volar.

2 comentarios:

  1. ...y de todo ese esplendor para pasar a los hijos de Nati Abacal.

    una excursión muy apetecible.

    ResponderEliminar
  2. Ya se que lo que voy a decir es una tontería, me imagino esa plaza en plena canícula....

    ResponderEliminar