Barcelona

Barcelona

lunes, 19 de agosto de 2013

Cambados


Desde la plaza de Ferfiñans hasta el pazo de Montesacro todo el recorrido de los paseos, callejuelas y parques que tiene Cambados se hace agradable de descubrir. La plaza de Ferfiñans está enmarcada en sus dos lados por el pazo del mismo nombre, construído en el s.XVII por el embajador español en Rusia, Pardo de Figueroa. Una arcada o puente comunica el palacio con la finca de robles y acacias que tiene al lado. También tiene una torre almenada con balcones en ángulo. Justo en frente, en la otra esquina de la enorme plaza, la iglesia de San Benito, con torres gemelas y escalinata. El pazo de Bazán está ocupado hoy por un Parador. En el barrio de Santo Tomé do Mar, en el islote de A Figueira, se ven los restos de la torre de San Sadurniño, que en tiempos daba las alertas sobre las invasiones normandas. El albariño está considerado uno de los mejores vinos blancos del mundo y sus vides ocupan gran parte de la comarca del Salnés, siendo Cambados la ciudad del albariño por excelencia.

En la rúa Real está A Cociña de Telmo que tiene un menú consistente en mejillones al vapor, raya a la gallega y tarta de la abuela, con copa de vino, por 13 euros. Palacios (uno con conchas en la fachada) y capillas religiosas (de antiguos hospitales) aparecen a la vuelta de cualquier esquina.

2 comentarios:

  1. un viaje por Galicia tan intenso como por tu querida Soria.
    tú sí que sabes viajar.
    Cambados no se me va a olvidar, aunque sólo sea por el albariño.

    un abrazo.

    ResponderEliminar